30.8.10

Poeta en Nueva York

______________
__________________________
Pequeño poema infinito. 

Pero el dos no ha sido nunca un número
porque es una angustia y su sombra,
porque es la guitarra donde el amor se desespera,
porque es la demostración de otro infinito que no es suyo
y es las murallas del muerto
y el castigo de la nueva resurrección sin finales.
Los muertos odian el número dos,
pero el número dos adormece a las mujeres
y como la mujer teme la luz
la luz tiembla delante de los gallos
y los gallos sólo saben volar sobre la nieve
tendremos que pacer sin descanso las hierbas de los cementerios 

10 de enero de 1930. Nueva York
(De " Poeta en Nueva York")
Federico García Lorca
________________________________________

Poeta en Nueva York es el título de un poemario escrito por Federico García Lorca entre 1929 y 1930 durante su estancia en la Universidad de Columbia (Nueva York), así como en su siguiente viaje a Cuba, y publicado por primera vez en 1940, cuatro años después de la muerte del poeta.

García Lorca dejó España en 1929 para impartir unas conferencias en Cuba y Nueva York. Aún así, el motivo del viaje fue quizá un pretexto para cambiar de aires y huir del ambiente que le rodeaba y que le oprimía: debido a un fracaso sentimental y al dilema interior que sentía por su sexualidad, Lorca padeció en esa época una profunda depresión. Vivió en Nueva York del 25 de junio de 1929 al 4 de marzo de 1930, partiendo entonces hacia Cuba, donde residió por un espacio de tres meses.

A Lorca le impactó profundamente la sociedad norteamericana, sintiendo desde el inicio de su estancia una profunda aversión hacia el capitalismo y la industrialización de la sociedad moderna, al tiempo que repudiaba el trato dispensado a la minoría de color. Poeta en Nueva York fue para Lorca un grito de horror, de denuncia contra la injusticia y la discriminación, contra la deshumanización de la sociedad moderna y la alienación del ser humano, al tiempo que reclamaba una nueva dimensión humana donde predominase la libertad y la justicia, el amor y la belleza.
________________________________________


Bilbao es tan pequeño que no se ve en el mapa, pero bebiendo vino nos conoce hasta el Papa, cantan los txikiteros por el Casco Viejo. No me gusta el vino y, dejando aparte la rima, tampoco pienso que Bilbao sea tan pequeño. Aún así salgo de aquí en cuanto puedo. Me gusta viajar, conocer, contrastar, aprender, experimentar, ver, compartir, perderme por otras calles, descubrir pequeños rincones, avenidas interminables, otras comidas, magníficos museos, puestas de sol, amaneceres, pero, sobre todo, personas, hablar con unos y otros, sentir, disfrutar de otros acentos, emociones, comprobar que aquí, allí, en otras latitudes, climas, en cualquier lengua, con cualquier color de piel, todos somos iguales.

Por eso voy a New York

Salgo hoy
Hasta mediado septiembre
Lo contaré a la vuelta
Sean felices





28.8.10

Presidente.

Muchos que filosofan mezclan palabras aceptadas irreflexivamente y forman así proposiciones de diversas maneras hasta que finalmente parezcan significar algo exquisito. Pero no significan nada. 
(Don Quijote. Miguel de Cervantes Saavedra)

Al amanecer los monos aúllan en los manglares, quiero ser Presidente de los Estados Unidos de América.

Quiero que Bukowski revivido me vote, y Jean Louis Trintignant, nacionalizado, las buenas gentes de Ohio, de Missouri, de Carolina del Norte, nihilismo y emancipación, el viaje hasta la Casa Blanca como determinación, como se acaricia un sueño, una venganza, peregrino, transeúnte, poner mis zapatos sobre el borde de la mesa de nogal del despacho oval.

Sonidos de cucharillas de plata en platos de porcelana, tarta de arándanos, me corresponde aprender por correspondencia un inglés perfecto, decir yes mientras miento, asiento, sonrío, siento la ontología regional de la liquidez, un Presidente con un búho sobre el hombro del hombre más poderoso del Universo, con un teléfono rojo envuelto en barras y estrellas para hablar con Putin de lo nuestro.

Café, tostadas con mantequilla de cacahuete y mermelada de frambuesa, esa, en la juventud del día, mientras decido qué he de firmar, guerras expandiéndose de oriente a occidente, nubes de oro sobre la sangre ajena, diarios con salpicaduras de ojén, extractos de esferas de calor y los congresistas aplaudiéndome mientas viajo en tranvía.

 Envejecer el lienzo sobre el que sueño, obtener pigmentos, disolver tinta china sobre tinta vieja, someter al horno la tela donde dibujo este proyecto, pegar pelos de castor canadiense de pinceles ajenos, manipular, elaborar mi candidatura, con un pájaro en la boca quiero ser Presidente (de los Estados Unidos de América), quiero una Lewinsky que saque lo mejor de mí.

Van Meegeren consiguiendo craquelados peculiares de cuadros de turbios anocheceres del siglo XVIII, ser el primero en la cola que hacen los valientes cuando mueren un dictador (Sanguinetti said), orgullo en las arterias, espejos inmóviles, escaleras de piedra y mimbre, balcones amarillos, votantes enajenados, damas de mediana edad con angustia vital, vitalicia, bajo una sábana luminosa quiero que Marilyn me susurre míster President, tener la facultad de pulsar un botón negro y mandar el mundo a picar billetes.


 Aunque la lírica de está anábasis, organizada en oleadas salmódicas e iteraciones verbales, esté asaltada por elementos despoetizadores (crónicas y digresiones ensayísticas, cuando no ganga informativa), aunque la fluencia discursiva esté interrumpida por la intersección de planos parece concebida para ser escuchado en recitativos envolventes (*) quiero ser Presidente de los Estados Unidos de América.


 (*) de una crítica de Ángel L. Prieto de Paula


24.8.10

Desamor quizás.

 
En el desamor no está el olvido, me lo copia usted mil veces.

Envueltos en capas de salteador, el Tiempo, el Pecado, la muerte señalando el Reloj, el dramático empeño de querer saber, olvidar lisonjas y partir camino adelante, con brío, con fuerza en los muslos, olvidarse del polvo y la sed, un día, otro día, trescientos ocho, kilómetros, lo anuncio, estamos en agosto y nos iremos, fuera obsesiones, fuera voces, quemaremos calendarios en la dársena, humo de olvido, las espinas, los fantasmas ululando en lo oscuro, tras la tapia, el cuerpo ausente en la cabeza, en los tendones, la palabra que hiere, el silencio que no cesa, ya no sé si era o si soy yo, si existió y si estoy vivo, escribo aquí, pero no vale.

En el desamor, aún. No lo copie, no hace falta.



23.8.10

Final del Apocalipsis


Apocalipsis

Capítulo 21

1 Después me Mostró un Río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que fluye del trono de Dios y del Cordero. 2 En medio de la avenida de la ciudad, y a uno y otro lado del Río, Está el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto. Las hojas del árbol son para la sanidad de las naciones. 3 Ya no Habrá Más Maldición. Y el trono de Dios y del Cordero Estará en ella, y sus siervos le Rendirán culto. 4 Verán su rostro, y su nombre Estará en sus frentes. 5 No Habrá Más noche, ni tienen necesidad de luz de Lámpara, ni de luz del sol; porque el Señor Dios Alumbrará sobre ellos, y Reinarán por los siglos de los siglos. 6 Me dijo Además: "Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los Espíritus de los profetas, ha enviado su ángel para mostrar a sus siervos las cosas que tienen que suceder pronto. 7 ¡He Aquí vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la Profecía de este libro." 8 Yo, Juan, soy el que he Oído y visto estas cosas. Cuando las Oí y las vi, me postré para adorar ante los pies del ángel que me las mostraba. 9 Y él me dijo: "¡Mira, no lo hagas! Pues yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos los profetas y de los que guardan las palabras de este libro. ¡Adora a Dios!" 10 Y me dijo: "No selles las palabras de la Profecía de este libro, porque el tiempo Está cerca. 11 El que es injusto, haga injusticia Todavía. El que es impuro, sea impuro Todavía. El que es justo, haga justicia Todavía, y el que es santo, Santifíquese Todavía. 12 He Aquí vengo pronto, y mi recompensa conmigo, para pagar a cada uno Según sean sus obras. 13 Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin." 14 Bienaventurados los que lavan sus vestiduras, para que tengan derecho al árbol de la vida y para que entren en la ciudad por las puertas. 15 Pero afuera Quedarán los perros, los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los Idólatras y todo el que ama y practica la mentira. 16 "Yo, Jesús, he enviado a mi ángel para daros testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la Raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana." 17 El Espíritu y la esposa dicen: "¡Ven!" El que oye diga: "¡Ven!" El que tiene sed, venga. El que quiere, tome del agua de vida gratuitamente. 18 Yo advierto a todo el que oye las palabras de la Profecía de este libro: Si alguno añade a estas cosas, Dios le Añadirá las plagas que Están escritas en este libro; 19 y si alguno quita de las palabras del libro de esta Profecía, Dios le Quitará su parte del árbol de la vida y de la santa ciudad, de los cuales se ha escrito en este libro. 20 El que da testimonio de estas cosas dice: "¡Sí, vengo pronto!" ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús! 21 La gracia de nuestro Señor Jesús sea con todos.


 


Querida Elena: esta es una alfombra de recibimiento a tu regreso, con palabras como arcángeles flotando a tu alrededor, con mi ilusión vestida de terciopelo porque has vuelto, con mi alegría porque te he recordado cada día.

Dando vueltas a esta sucesión de emociones intensas y tratando de oponer una definición a tu anhelo, encontré esta: inquietud, gozosa inquietud.

Y aquí me quedé con todas las preguntas, con todos los temblores recorriéndome, con el descubrimiento de una mujer que no conocía, ni conozco, pero que me llena de abismos, de misterios, de enigmas.

¿Por qué ahora? ¿Por qué en este momento? ¿Por qué de esta manera?. Y las respuestas vendrán solas. O no vendrán y estas cartas se quedarán en una mágica comunicación, en un paréntesis entre tus viajes por fuera y por dentro, en un experimento gozoso, en una hermosa alteración de la realidad más próxima, de lo cotidiano.

Todo esto que nos ocurre es nuevo para mí y quiero encontrar las palabras que se acerquen a este alboroto porque me llamas o te llamo y estoy en busca de caracolas paseando arriba y abajo por la orilla de esta playa que nos rodea, nos acaricia, nos llena de olas que nos agitan y nos estremecen.

Sin embargo la vida es otra cosa. No sé si esto es una evasiva. O miedo. O deseos de concretar esta algarabía de nervios cuando nos hablamos, cuando nos tocamos, este nudo aquí, este revoltijo amable de mejillas enrojecidas, de tartamudeos, de adolescentes sensaciones, de juguetear con la cremallera de tu falda, con los botones de mi camisa.

Te espero. Llámame pronto. Pero no, las obligaciones. La compra para el fin de semana. Debo acompañar a mi hija mayor al ginecólogo, a mi hija pequeña al ortodoncista. Y la colada. Y mi marido -ay, Juan- mi marido para el que sigo siendo transparente, una mujer transparente.

Bueno, será lo que deba ser pero ¿cuándo podemos vernos?. Me muero de ganas.




22.8.10

Persecución


Apocalipsis

Capítulo 20

1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe Más. 2 Y yo vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén que Descendía del cielo de parte de Dios, preparada como una novia adornada para su esposo. 3 Oí una gran voz que Procedía del trono diciendo: "He Aquí el Tabernáculo de Dios Está con los hombres, y él Habitará con ellos; y ellos Serán su pueblo, y Dios mismo Estará con ellos como su Dios. 4 Y Dios Enjugará toda Lágrima de los ojos de ellos. No Habrá Más muerte, ni Habrá Más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas ya pasaron." 5 El que estaba sentado en el trono dijo: "He Aquí yo hago nuevas todas las cosas." Y dijo: "Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas." 6 Me dijo también: "¡Está hecho! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tenga sed, yo le daré gratuitamente de la fuente de agua de vida. 7 El que venza Heredará estas cosas; y yo seré su Dios, y él Será mi hijo. 8 Pero, para los cobardes e incrédulos, para los abominables y homicidas, para los fornicarios y hechiceros, para los Idólatras y todos los mentirosos, su herencia Será el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda." 9 Vino uno de los siete ángeles que Tenían las siete copas llenas de las siete últimas plagas, y Habló conmigo diciendo: "Ven Acá. Yo te mostraré la novia, la esposa del Cordero." 10 Me Llevó en el Espíritu sobre un monte grande y alto, y me Mostró la santa ciudad de Jerusalén, que Descendía del cielo de parte de Dios. 11 Tenía la gloria de Dios, y su resplandor era semejante a la piedra Más preciosa, como piedra de jaspe, resplandeciente como cristal. 12 Tenía un muro grande y alto. Tenía doce puertas, y a las puertas Había doce ángeles, y nombres inscritos que son los nombres de las doce tribus de los hijos de Israel. 13 Tres puertas daban al este, tres puertas al norte, tres puertas al sur y tres puertas al oeste. 14 El muro de la ciudad Tenía doce fundamentos, y sobre ellos los doce nombres de los Apóstoles del Cordero. 15 El que hablaba conmigo Tenía una caña de medir, de oro, para medir la ciudad, sus puertas y su muro. 16 La ciudad Está dispuesta en forma cuadrangular. Su largo es igual a su ancho. El Midió la ciudad con la caña, y Tenía 12.000 estadios. El largo, el ancho y el alto son iguales. 17 Midió su muro, 144 codos Según medida de hombre, que es la del ángel. 18 El material del muro era jaspe, y la ciudad era de oro puro semejante al vidrio limpio. 19 Los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda piedra preciosa. El primer cimiento era de jaspe, el segundo de zafiro, el tercero de ágata, el cuarto de esmeralda, 20 el quinto de ónice, el sexto de cornalina, el séptimo de Crisólito, el octavo de berilo, el noveno de topacio, el décimo de crisoprasa, el undécimo de jacinto, el duodécimo de amatista. 21 Las doce puertas eran doce perlas; cada puerta fue hecha de una sola perla. La plaza era de oro puro como vidrio transparente. 22 No vi en ella templo, porque el Señor Dios Todopoderoso, y el Cordero, es el templo de ella. 23 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna, para que resplandezcan en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su Lámpara. 24 Las naciones Andarán a la luz de ella, y los reyes de la tierra llevan a ella su gloria. 25 Sus puertas nunca Serán cerradas de Día, pues Allí no Habrá noche. 26 Y Llevarán a ella la gloria y la honra de las naciones. 27 Jamás Entrará en ella cosa impura o que hace Abominación y mentira, sino solamente los que Están inscritos en el libro de la vida del Cordero.



Les intuyo, día a día, tenaces, sombríos, hábiles escondiéndose en las esquinas, implacables tras de mis pasos, detrás de los árboles, del mutuo miedo a encontrarnos.

Solo resta evitar que me encuentren.

Desde hace tiempo me persiguen, ya he olvidado la causa.


21.8.10

4€


Apocalipsis

Capítulo 19

1 Vi a un ángel que Descendía del cielo y que Tenía en su mano la llave del abismo y una gran cadena. 2 El Prendió al Dragón, aquella serpiente antigua quien es el diablo y Satanás, y le Ató por mil años. 3 Lo Arrojó al abismo y lo Cerró, y lo Selló sobre él para que no engañase Más a las naciones, hasta que se cumpliesen los mil años. Después de esto, es necesario que sea desatado por un poco de tiempo. 4 Y vi tronos; y se sentaron sobre ellos, y se les Concedió hacer juicio. Y vi las almas de los degollados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios. Ellos no Habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni tampoco recibieron su marca en sus frentes ni en sus manos. Ellos volvieron a vivir y reinaron con Cristo por mil años. 5 Pero los Demás muertos no volvieron a vivir, sino hasta que se cumplieran los mil años. Esta es la primera Resurrección. 6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera Resurrección. Sobre éstos la segunda muerte no tiene Ningún poder; sino que Serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y Reinarán con él por los mil años. 7 Cuando se cumplan los mil años, Satanás Será soltado de su Prisión 8 y Saldrá para engañar a las naciones que Están sobre los cuatro puntos cardinales de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de congregarlos para la batalla. El Número de ellos es como la arena del mar. 9 Y subieron sobre lo ancho de la tierra y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada, y Descendió fuego del cielo y los Devoró. 10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado al lago de fuego y azufre, donde también Están la bestia y el falso profeta, y Serán atormentados Día y noche por los siglos de los siglos. 11 Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado sobre él, de cuya presencia huyeron la tierra y el cielo, y Ningún lugar fue hallado para ellos. 12 Vi también a los muertos, grandes y pequeños, que estaban de pie delante del trono, y los libros fueron abiertos. Y otro libro fue abierto, que es el libro de la vida. Y los muertos fueron juzgados a base de las cosas escritas en los libros, de acuerdo a sus obras. 13 Y el mar Entregó los muertos que estaban en él, y la Muerte y el Hades entregaron los muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados, cada uno Según sus obras. 14 Y la Muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda, el lago de fuego. 15 Y el que no fue hallado inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

 
4€.- Una confesión: soy una adicta a una voz -la de él- en el contestador del teléfono -aunque ahora habla su enfermera-. No sé que pensaría mi marido si lo supiera. De mi marido no sé casi nada excepto que no es poeta. No, no lo es, tiene otras muchas virtudes, claro, pero no es poeta. Por eso no me entiende lo que escribo, ni las películas que veo, ni los libros que leo, ni la música que escucho, ni sabe mirar los paisajes detrás y dentro de los paisajes. Pero me quiere, lo sé -bueno...creo-. Sometimes I Feel Like A Woman.


20.8.10

2€


Apocalipsis

Capítulo 18

1 Después de estas cosas, Oí como la gran voz de una enorme multitud en el cielo, que Decía: "¡Aleluya! La Salvación y la gloria y el poder pertenecen a nuestro Dios. 2 Porque sus juicios son verdaderos y justos; pues él ha juzgado a la gran ramera que Corrompió la tierra con su inmoralidad, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella." 3 Y por segunda vez dijeron: "¡Aleluya!" Y el humo de ella Subió por los siglos de los siglos. 4 Y se postraron los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes y adoraron a Dios que estaba sentado sobre el trono, diciendo: "¡Amén! ¡Aleluya!" 5 Entonces Salió del trono una voz que Decía: "¡Load a nuestro Dios, todos sus siervos y los que le teméis, tanto pequeños como grandes!" 6 Oí como la voz de una gran multitud, como el ruido de muchas aguas y como el sonido de fuertes truenos, diciendo: "¡Aleluya! Porque reina el Señor nuestro Dios Todopoderoso. 7 Gocémonos, alegrémonos y démosle gloria, porque han llegado las bodas del Cordero, y su novia se ha preparado. 8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, resplandeciente y limpio." Porque el lino fino es los actos justos de los santos. 9 El ángel me dijo: "Escribe: Bienaventurados los que han sido llamados a la cena de las bodas del Cordero." Me dijo Además: "Estas son palabras verdaderas de Dios." 10 Yo me postré ante sus pies para adorarle, pero él me dijo: "¡Mira, no lo hagas! Yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos que tienen el testimonio de Jesús. ¡Adora a Dios! Pues el testimonio de Jesús es el Espíritu de la Profecía." 11 Vi el cielo abierto, y he Aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llama Fiel y Verdadero. Y con justicia él juzga y hace guerra. 12 Sus ojos son como llama de fuego. En su cabeza tiene muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino él mismo. 13 Está vestido de una vestidura teñida en sangre, y su nombre es llamado EL VERBO DE DIOS. 14 Los ejércitos en el cielo le Seguían en caballos blancos, vestidos de lino fino, blanco y limpio. 15 De su boca sale una espada aguda para herir con ella a las naciones, y él las Guiará con cetro de hierro. El pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. 16 En su vestidura y sobre su muslo, tiene escrito el nombre: REY DE REYES Y SEñOR DE SEñORES. 17 Vi a un ángel que estaba de pie en el sol, y él Gritó con gran voz a todas las aves que volaban en medio del cielo, diciendo: "¡Venid! ¡Congregaos para el gran banquete de Dios! 18 Para que Comáis la carne de reyes, de comandantes, y de los poderosos; y la carne de caballos y de sus jinetes; y la carne de todos, tanto de libres como de esclavos, tanto de pequeños como de grandes." 19 Y vi a la bestia y a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, congregados para hacer la guerra contra el que estaba montado sobre el caballo y contra su ejército. 20 Y la bestia fue tomada prisionera, junto con el falso profeta que Había hecho delante de ella las señales con que Había engañado a los que recibieron la marca de la bestia y adoraban a su imagen. Ambos fueron lanzados vivos al lago de fuego ardiendo con azufre. 21 Los Demás fueron muertos con la espada que Salía de la boca del que estaba sentado sobre el caballo, y todas las aves se hartaron de la carne de ellos.




2€.- Las calles están llenas de ojos, ojos que miran, ojos que no miran, caminamos entre ojos. Sobre los canales de Venecia vuelan pájaros de cristal y plumas metálicas, golondrinas mecánicas, gorriones que desafían a los turistas nórdicos, gaviotas de madera que ríen sobre los cadáveres de las góndolas.

Fue doloroso descubrir que él era una terapia, no un amante.

También cuando llegó a la conclusión de que lo que ella buscaba era un orgasmo, no un hombre a quién amar.

Hay siglos que no está uno para nada.


19.8.10

Iggy


Apocalipsis

Capítulo 17

1 Después de estas cosas vi a otro ángel que Descendía del cielo y que Tenía gran autoridad, y la tierra se Iluminó con su gloria. 2 Y Proclamó con potente voz diciendo: "¡Ha Caído, ha Caído Babilonia la grande! Se ha convertido en Habitación de demonios, refugio de todo Espíritu inmundo, y refugio de toda ave inmunda y aborrecible. 3 Porque todas las naciones han bebido el vino de la furia de su Fornicación. Los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los comerciantes de la tierra se han enriquecido con la potencia de su lujosa sensualidad." 4 Oí otra voz del cielo que Decía: "¡Salid de ella, pueblo Mío, para que no participéis de sus pecados y para que no Recibáis sus plagas! 5 Pues sus pecados se han amontonado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus injusticias. 6 Pagadle tal como ella os ha pagado, y devolvedle el doble Según sus obras. En la copa que ella Preparó, preparadle el doble. 7 En la medida que ella se ha glorificado y ha vivido en sensualidad, Así dadle tormento y llanto, porque dice en su Corazón: 'Estoy sentada como reina; no soy viuda, ni Jamás veré llanto.' 8 Por eso, en un solo Día le Sobrevendrán las plagas: muerte, llanto y hambre. Y Será quemada con fuego, porque fuerte es el Señor Dios quien la juzga. 9 "Cuando vean el humo de su incendio, Llorarán y se Lamentarán por ella los reyes de la tierra que han fornicado con ella y han vivido de su sensualidad. 10 Estando de pie, desde lejos por temor de su tormento, Dirán: '¡Ay! ¡Ay de ti, oh gran ciudad, oh Babilonia, ciudad poderosa; porque en una sola hora vino tu juicio!' 11 "Y los comerciantes de la tierra lloran y se lamentan por ella, porque ya nadie compra Más su Mercadería: 12 Mercadería de oro, plata, piedras preciosas, perlas, lino fino, Púrpura, seda, escarlata, toda madera olorosa, todo Artículo de marfil, todo Artículo de madera preciosa, y de cobre, y de hierro y de Mármol; 13 canela, especias Aromáticas, incienso, mirra, perfumes, vino, aceite, harina refinada, trigo, ganado, ovejas, caballos, carros, y cuerpos y almas de hombres. 14 "El fruto que anhela tu alma se Apartó de ti. Todas las cosas exquisitas y espléndidas se te desvanecieron, y Jamás las Hallarán. 15 "Los comerciantes de estos bienes que se han enriquecido de ella, Estarán de pie, desde lejos por temor de su tormento, llorando y lamentando, 16 diciendo: '¡Ay! ¡Ay de la gran ciudad, vestida de lino fino y de Púrpura y de escarlata, adornada de oro y piedras preciosas y perlas! 17 ¡Porque en una sola hora ha sido asolada tanta riqueza!' "Y todo timonel, todo el que navega de lugar en lugar, y los marineros y cuantos trabajan en el mar se pusieron de pie desde lejos. 18 Y viendo el humo de su incendio, daban voces diciendo: '¿Qué ciudad era semejante a esta gran ciudad?' 19 Echaron polvo sobre sus cabezas, y llorando y lamentando, gritaban diciendo: '¡Ay! ¡Ay de la gran ciudad! En ella todos los que Tenían barcos en el mar se enriquecieron de la opulencia de ella. ¡Porque en una sola hora ha sido asolada!' 20 "Alégrate sobre ella, oh cielo, y vosotros santos y Apóstoles y profetas. Porque Dios ha juzgado vuestra causa contra ella." 21 Y un ángel poderoso Tomó una piedra como una gran piedra de molino y la Arrojó al mar diciendo: "Con semejante violencia Será derribada Babilonia la grande ciudad, y nunca Jamás Será hallada. 22 Nunca Más Será Oído en ti el tañido de arpistas, de Músicos, de flautistas o de trompetistas. Nunca Más se Hallará en ti Ningún artesano de cualquier oficio. Y el ruido de los molinos nunca Más se Oirá en ti. 23 La luz de la antorcha nunca Más Alumbrará en ti. Y la voz del novio y de la novia nunca Más se Oirá en ti; porque tus comerciantes eran los magnates de la tierra, y porque todas las naciones fueron engañadas por tus Hechicerías. 24 Y en ella fue hallada la sangre de los profetas y de los santos y de todos los que han sido muertos en la tierra."




Y recita para sí con voz apagada.

Brisa de colibríes, el amor como un óxido
cubriendo la cansada osamenta de la espera,
la inocente guardia en las esquinas
para verte pasar y nunca pasas.

Silencio metálico de campanas mudas,
nadie escucha caer las hojas de los días,
vida vacía, atroz espera sin alas.
Me duele todo, menos tú, menos pensarte.

Esta soledad que arrasa el rescoldo de la risa,
lloro en mi sima ensimismada, guitarra muerta,
hambre de no dormir ya entre tus labios,
inventando amaneceres a tu lado.

El espejo me devuelve un torpe viejo de ojos húmedos.


18.8.10

Aburrimiento


Apocalipsis

Capítulo 16

1 Vino uno de los siete ángeles que Tenían las siete copas y Habló conmigo diciendo: "Ven Acá, y te mostraré la Condenación de la gran ramera que Está sentada sobre muchas aguas. 2 Con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los que habitan en la tierra se embriagaron con el vino de su Fornicación." 3 Me Llevó en el Espíritu al desierto. Y vi una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia y que Tenía siete cabezas y diez cuernos. 4 La mujer estaba vestida de Púrpura y escarlata, y estaba adornada con oro y piedras preciosas y perlas. En su mano Tenía una copa de oro llena de abominaciones y de las impurezas de su inmoralidad. 5 En su frente estaba escrito un nombre, un misterio: "Babilonia la grande, madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra." 6 Vi a la mujer embriagada con la sangre de los santos, y con la sangre de los Mártires de Jesús. Al verla, quedé asombrado con gran asombro. 7 Y el ángel me dijo: "¿Por qué Estás asombrado? Yo te explicaré el misterio de la mujer y de la bestia que la lleva y que tiene siete cabezas y diez cuernos. 8 La bestia que has visto era, y no es, y ha de subir del abismo, y va a la Perdición. Los habitantes de la tierra, cuyos nombres no Están inscritos en el libro de la vida desde la Fundación del mundo, se Maravillarán cuando vean a la bestia que era y no es y Será. 9 Aquí Está la mente que tiene Sabiduría: Las siete cabezas son siete montes sobre los cuales Está sentada la mujer. 10 Y son siete reyes: Cinco han Caído, uno es, y otro Aún no ha venido; y cuando venga, debe quedar Sólo por un breve tiempo. 11 La bestia que era y no es, también es el octavo, y procede de los siete y va a la Perdición. 12 Los diez cuernos que has visto son diez reyes que Todavía no han recibido reino, pero toman autoridad por una hora como reyes junto con la bestia. 13 Estos tienen un solo Propósito, y entregan su poder y autoridad a la bestia. 14 Ellos Harán guerra contra el Cordero, y el Cordero los Vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes, y los que Están con él son llamados y elegidos y fieles." 15 También me dijo: "Las aguas que has visto donde Está sentada la ramera, son pueblos y multitudes, naciones y lenguas. 16 Los diez cuernos que has visto, y la bestia, éstos Aborrecerán a la ramera y la Dejarán desolada y desnuda. Comerán sus carnes y la Quemarán con fuego; 17 porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar su Propósito, y que tengan un solo Propósito, y que entreguen su reino a la bestia hasta que se cumplan las palabras de Dios. 18 La mujer que has visto es la gran ciudad que tiene imperio sobre los reyes de la tierra."


 
Aburrimiento. Por eso. La inventé. Día a día. Dejándolo en escritos. Sencillos al principio. Rebuscados después, intensos, retorcidos. El amor. Ella. Mi dolor. La ausencia. Me lo creí. Veía su rostro. Tocaba su piel. Llenaba mis noches. La mujer inalcanzable. Me acostumbré a sufrir. No fue algo previsto, no. La llené de virtudes. Me perseguía su mirada cuando caminaba entre las calles de mi Bilbao oscuro. Su voz también inventada. Una presunta ternura. Mi necesidad de creer en alguien. La soledad, quizás. Hambre de verdades. Por eso creé una mentira. Le contaba mis cuitas, los problemas, hacía planes, le enviaba mensajes. No existe y lo sé, pero existe. Escribo y escribo, sobre nadie. Absurdo, cruel, doloroso, patético. No sé cómo he llegado tan lejos. No sé regresar. Quiero ser como antes. Tanteo en la oscuridad. Perdido. Necesito volver

 (Aute)

17.8.10

Again


Apocalipsis

Capítulo 15

1 Vi otra señal en el cielo, grande y admirable: siete ángeles que Tenían las siete últimas plagas, con las cuales la ira de Dios es consumada. 2 Vi algo como un mar de vidrio mezclado con fuego y a los vencedores sobre la bestia y su imagen y el Número de su nombre. Estaban de pie sobre el mar de vidrio, teniendo las arpas de Dios. 3 Y cantan el Cántico de Moisés, el siervo de Dios, y el Cántico del Cordero, diciendo: "Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso. Justos y verdaderos son tus caminos, Rey de las naciones. 4 Oh Señor, ¿quién no Temerá y Glorificará tu nombre? Porque Sólo Tú eres santo. Todas las naciones Vendrán y Adorarán delante de ti; porque tus juicios han sido manifestados." 5 Después de esto miré, y el santuario del Tabernáculo del testimonio fue abierto en el cielo; 6 y del santuario salieron los siete ángeles que Tenían las siete plagas. Estaban vestidos de lino limpio y resplandeciente, ceñidos alrededor del pecho con cintos de oro. 7 Y uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la ira de Dios quien vive por los siglos de los siglos. 8 El templo se Llenó de humo por la gloria de Dios y por su poder, y nadie Podía entrar en el templo hasta que fuesen consumadas las siete plagas de los siete ángeles.




Es curioso, en esos momentos de sensación de final de tanto di tres pasos hacia atrás y todo cambió. Saqué la nariz del ombligo -de ella- y lo vi todo diferente –se refiere a lo cotidiano-. Lo del bosque y los árboles. Encontré nuevos colores, matices, formas, lo que era un perro resultó ser un caballo y lo que una musaraña una telaraña. Quizás el desnudo -del alma- no era el preferido –de ella- y el otro desnudo -del cuerpo- era mejor. Durante un tiempo cada una de sus críticas a mis escritos era –además- un intento de castración y aunque salto con agilidad no está uno para exponer así sus atributos -sean atribuibles a virtudes o carencias- a las tijeras del censor -intenta poner censora, verás como te lo corrige Gates, Bill-. Resulta que ahora me leo y veo lo que no veía. Leo y parece Braille, puedo tocar cada palabra, palparla, entenderla, sentirla. Ciertamente escribía – escribe- desnudo y estaba -¿estás?-.muy expuesto a la herida.

Perspectiva.
Sí, es curioso que lo advierta ahora que no puedo hacer responsable de todo aquel dolor más que a mi mismo, siempre uno es responsable de lo que hace o no hace -aunque me consta que en alguna parte has oído otra versión-. No hago caso, escucho tantas historias que a veces me resulta difícil distinguir A de B, si eso verde de la cloaca es un cocodrilo, si los invitados se fueron a un cuartel o a un burdel o si la orquesta del miedo a la muerte dejará de tocar alguna vez –sí, cuando te mueres-.

Y termino, lo cuento aquí ya que este mundo virtual tiene un alto porcentaje de gente interesante, está lleno de música y también de soledad, de pirámides, de sí pero no, de muchachas chinas con máscaras de arroz, de anaqueles polvorientos donde no entra la luz, de lenguas muertas, de deseos insatisfechos, de rostros vueltos hacia un ayer que ay, de estudiantes del arameo, de incapacidad de dar una patada al trasto este y salir a recorrer las alamedas con sol, con viento, llenas de paseantes con medusas en la cabeza, de príncipes orientales con túnicas moradas y a lo lejos una falúa atravesando el estrecho entre el país de siempre y el de nunca hasta llegar a puerto -o nadar, aunque llueva-.

- Oye, ya está bien, ¿me vas a dejar en paz?.
- Sí, sí, vale, total para lo que escribes.
- Pareces mi sombra, ahí, apostillando lo que digo.
- Lo soy, pasmado, lo soy.
- Vale, sombra, mañana más.




16.8.10

De nuevo


Apocalipsis

Capítulo 14

1 Y miré, y he Aquí el Cordero de pie sobre el monte Sion, y con él estaban los 144.000 que Tenían su nombre y el nombre de su Padre escrito en sus frentes. 2 Oí una voz del cielo como estruendo de muchas aguas y como la voz de un gran trueno. Y la voz que escuché era como de arpistas cuando tocan sus arpas. 3 Ellos cantan un himno nuevo delante del trono y en presencia de los cuatro seres vivientes y de los ancianos. Nadie Podía aprender el himno, sino Sólo los 144.000, quienes Habían sido redimidos de la tierra. 4 Estos son los que nunca se mancharon con mujeres, pues son Vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que vaya. Estos fueron redimidos de entre los hombres, primicias para Dios y para el Cordero. 5 Y en sus bocas no se Halló engaño; son sin mancha. 6 Vi a otro ángel que volaba en medio del cielo, que Tenía el evangelio eterno para predicarlo a los que habitan en la tierra: a toda Nación y raza y lengua y pueblo. 7 Decía a gran voz: "¡Temed a Dios y dadle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio! Adorad al que hizo los cielos y la tierra y el mar y las fuentes de las aguas." 8 Y Siguió otro ángel, un segundo, diciendo: "¡Ha Caído, ha Caído Babilonia la grande! Todas las naciones Habían bebido del vino de la furia de su inmoralidad." 9 Y Siguió otro ángel, un tercero, diciendo a gran voz: "¡Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe su marca en la frente o en la mano, 10 él también Beberá del vino del furor de Dios que ha sido vertido puro en la copa de su ira, y Será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y delante del Cordero. 11 El humo del tormento de ellos sube para siempre Jamás. Y no tienen descanso ni de Día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni cualquiera que recibe la marca de su nombre. 12 ¡Aquí Está la perseverancia de los santos, quienes guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús!" 13 Y Oí una voz del cielo que Decía: "Escribe: ¡Bienaventurados los muertos que de Aquí en adelante mueren en el Señor!" "Sí," dice el Espíritu, "para que descansen de sus arduos trabajos; pues sus obras les Seguirán." 14 Y miré, y he Aquí una nube blanca, y sobre la nube estaba sentado uno semejante al Hijo de Hombre. Tenía en su cabeza una corona de oro y en su mano una hoz afilada. 15 Y otro ángel Salió del templo, gritando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: "¡Mete tu hoz y siega! Porque ha llegado la hora de segar, porque la mies de la tierra Está madura." 16 Y el que estaba sentado sobre la nube Lanzó su hoz sobre la tierra, y la tierra fue segada. 17 Luego Salió otro ángel del templo que estaba en el cielo, llevando también él una hoz afilada. 18 Y Salió del altar otro ángel que Tenía poder sobre el fuego. Y Llamó a gran voz al que Tenía la hoz afilada, diciendo: "¡Mete tu hoz afilada y vendimia los racimos de la viña de la tierra, porque las uvas Están maduras!" 19 Entonces el ángel Lanzó su hoz afilada en la tierra, y Vendimió la viña de la tierra. Echó las uvas en el gran lagar de la ira de Dios. 20 Y el lagar fue pisado fuera de la ciudad, y Salió sangre del lagar hasta la altura de los frenos de los caballos, a lo largo de 1.600 estadios.


 El día uno, justo antes de partir, ella me dijo – Espérame, llegaré pronto, me ha surgido un contratiempo, iré en tren, espérame.-

Despertaba el mes en lujuriosos gritos de pájaros madrugadores, perros llamándose, zureaba la tórtola y el resto era quietud. Quizá se trataba del mismo agosto pero una oscura maquinaria se obstinaba en afirmar que el tiempo – y no solo el tiempo- se había ido.

Sobre el jardín volaban demonios con alas de murciélago, algunos tañían laúdes rojos y ceñían sus sienes con hiedra luminosa, otros, torturándose a sí mismos con divinidades impacientes, estaban ebrios de nubes.

En el duermevela de ese primer día de vacaciones soñaba con riberas de mar, con acariciar con los dedos húmedos de frutas el femenino cuerpo del verano. Aún no lograba calmar los arañazos del pecho pero todo estaba por hacer, por no hacer, mientras mi piel mojada de rocío se desperezaba y temblaba tratando de tocar el cielo en treinta días.

Treinta días, los mismos que esperé, en vano, no vino, no llamó, no sé nada de ella.
Y además el bosque está arrasado.


15.8.10

666


Apocalipsis

Capítulo 13

1 Y vi que Subía del mar una bestia que Tenía diez cuernos y siete cabezas. Sobre sus cuernos Tenía diez diademas, y sobre sus cabezas Había un nombre de blasfemia. 2 La bestia que vi era semejante a un leopardo; sus pies eran como de oso, y su boca como la boca de León. Y el Dragón le dio su poder y su trono y grande autoridad. 3 Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal se Había sanado. Y toda la tierra se Maravilló en pos de la bestia, 4 y adoraron al Dragón porque le Había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia diciendo: "¿Quién es semejante a la bestia, y quién puede combatir contra ella?" 5 Y a la bestia le fue dada una boca que hablara insolencias y blasfemias, y le fue dada autoridad para actuar por cuarenta y dos meses. 6 Y Abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar contra su nombre y contra su Tabernáculo, es decir, contra los que tienen morada en el cielo. 7 Y le fue permitido hacer guerra contra los santos y vencerlos. También le fue dado poder sobre toda raza y pueblo y lengua y Nación. 8 Y le Adorarán todos los habitantes sobre la tierra, cuyos nombres no Están inscritos en el libro de la vida del Cordero, quien fue inmolado desde la Fundación del mundo. 9 Si alguno tiene Oído, oiga: 10 Si alguien lleva en cautividad, es llevado en cautividad; si alguien mata a espada, tiene que ser muerto a espada. ¡Aquí Está la perseverancia y la fe de los santos! 11 Y vi otra bestia que Subía de la tierra. Y Tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, y hablaba como un Dragón. 12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y sus habitantes adoren a la primera bestia cuya herida mortal fue sanada. 13 Y hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. 14 Y engaña a los habitantes de la tierra a causa de las señales que se le Concedió hacer en presencia de la bestia, Mandándoles a los habitantes de la tierra hacer una imagen en honor de la bestia que tiene la herida de espada y que Revivió. 15 También le fue permitido dar aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen de la bestia hablase e hiciera que fueran muertos todos los que no adoraran a la imagen de la bestia. 16 Y ella hace que a todos, a pequeños y a grandes, a ricos y a pobres, a libres y a esclavos, se les ponga una marca en la mano derecha o en la frente, 17 y que nadie pueda comprar ni vender, sino el que tenga la marca, es decir, el nombre de la bestia o el Número de su nombre. 18 Aquí hay Sabiduría: El que tiene entendimiento calcule el Número de la bestia, porque es Número de un hombre; y su Número es 666.




Regresaban de la batalla engalanados con hojas de encina en la cabeza.

Nos mintieron.

Hasta varios días después no supimos que ni siquiera habían llegado al frente.

Fue cuando los aviones ametrallaron a los vecinos que celebraban la victoria en el prado al lado del río.

En esa orilla quedaron los muertos, en esta los recuerdos.

Acurrucados en el bosque esperábamos una señal, una bandera, nos acompañaba el canto de los pájaros y el miedo.

Escuchamos voces en un idioma desconocido para nosotros, estruendo de vehículos pesados perdiéndose en la colina, tiros.

Cuando el polvo del camino se posó sobre las hojas del castaño llegó la noche.

Volvimos a nuestro pueblo, allí solo quedaba humo y destrucción.

Entonces llegó el hambre, lo escribí en la corteza de un olmo, con la fecha debajo, quizás alguien pueda leerlo, algún día.

14.8.10

El escritor


Apocalipsis

Capítulo 12

1 Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol y con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. 2 Y estando encinta, gritaba con dolores de parto y Sufría angustia por dar a luz. 3 Y Apareció otra señal en el cielo: he Aquí un gran Dragón rojo que Tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas Tenía siete diademas. 4 Su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo y las Arrojó sobre la tierra. El Dragón se puso de pie delante de la mujer que estaba por dar a luz, a fin de devorar a su hijo en cuanto le hubiera dado a luz. 5 Ella dio a luz un hijo Varón que ha de guiar todas las naciones con cetro de hierro. Y su hijo fue arrebatado ante Dios y su trono. 6 Y la mujer Huyó al desierto, donde Tenía un lugar que Dios Había preparado, para ser alimentada Allí durante 1.260 Días. 7 Estalló entonces una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles pelearon contra el Dragón. Y el Dragón y sus ángeles pelearon, 8 pero no prevalecieron, ni fue hallado Más el lugar de ellos en el cielo. 9 Y fue arrojado el gran Dragón, la serpiente antigua que se llama diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo. Fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados junto con él. 10 Oí una gran voz en el cielo que Decía: "¡Ahora ha llegado la Salvación y el poder y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo! Porque ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba Día y noche delante de nuestro Dios. 11 Y ellos lo han vencido por causa de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, porque no amaron sus vidas hasta la muerte. 12 Por esto, alegraos, oh cielos, y los que Habitáis en ellos. ¡Ay de la tierra y del mar! Porque el diablo ha descendido a vosotros y tiene grande ira, sabiendo que le queda poco tiempo." 13 Y cuando el Dragón vio que Había sido arrojado a la tierra, Persiguió a la mujer que Había dado a luz al hijo Varón. 14 Pero le fueron dadas a la mujer dos alas de gran águila, para volar de la presencia de la serpiente, al desierto, a su lugar donde recibe alimento por un tiempo, y tiempos y la mitad de un tiempo. 15 Tras la mujer, la serpiente Echó de su boca agua como un Río, para que ella fuese arrastrada por el torrente. 16 Pero la tierra Ayudó a la mujer. Y la tierra Abrió su boca y Tragó por completo el Río que el Dragón Había echado de su boca. 17 Entonces el Dragón se Enfureció contra la mujer, y se fue para hacer guerra contra los Demás descendientes de ella, quienes guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. Y él se puso de pie sobre la arena del mar.




(Me ha gustado)



...No debes beber, le dicen, y él apenas puede ver la silueta del ánfora, la túrgida frente sobre la boca que se abre y se cierra, aguardiente, antes fue orujo, escribir con los dedos mojados en vino las paredes de los días, largos como funerales de desconocidos, breves como céfiros, azacanear por las horas para conseguir nada y comida fría sobre la mesa, la cama desierta.

Desconfiar de los buenos, de los piadosos, de los trascendentes, esa pregunta y los espejos, conocer, mirar el interrogante, extático, concentrado en no enturbiar la mirada como un hilo a lo infinito, un puente transparente, un desafío a saberse, a conocer el final, se acabó el juego y perdimos, desgracia de la derrota no compartida, soledad de volver en autobuses sucios, rompiendo la noche, concitar el sacrificio de no verla, por cierto ¿volverá el martes o el miércoles?


13.8.10

Comunicación


Apocalipsis

Capítulo 11

1 Entonces me fue dada una caña, semejante a una vara de medir, y se me dijo: "Levántate y mide el templo de Dios y el altar, y a los que en él adoran. 2 Y deja aparte el atrio de afuera del templo. Y no lo midas, porque ha sido dado a los gentiles, y ellos Pisotearán la ciudad santa por cuarenta y dos meses. 3 Yo mandaré a mis dos testigos, y ellos Profetizarán por 1.260 Días, vestidos de cilicio. 4 Ellos son los dos olivos y los dos candeleros que Están delante del Dios de la tierra. 5 Si alguien les quiere dañar, fuego sale de la boca de ellos y devora a sus enemigos. Cuando alguien les quiera hacer daño, tiene que morir de esta manera. 6 Ellos tienen poder para cerrar el cielo, de modo que no caiga lluvia durante los Días de su Profecía; y tienen poder sobre las aguas, para convertirlas en sangre y para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran. 7 Cuando hayan concluido su testimonio, la bestia que sube del abismo Hará guerra contra ellos, los Vencerá y los Matará. 8 Y sus Cadáveres Estarán en la plaza de la gran ciudad que Simbólicamente es llamada Sodoma y Egipto, donde también fue crucificado el Señor de ellos. 9 Y por tres Días y medio, la gente de los pueblos y de las razas y de las lenguas y de las naciones miran sus Cadáveres; y no permiten que sus Cadáveres sean puestos en sepulcros. 10 Y los habitantes de la tierra se gozan sobre ellos y se alegran. Y se Enviarán regalos unos a otros, porque estos dos profetas Habían sido un tormento para los habitantes de la tierra. 11 Después de los tres Días y medio el aliento de vida enviado por Dios Entró en ellos, y se levantaron sobre sus pies. Y un gran temor Cayó sobre los que los Veían. 12 Oyeron una gran voz del cielo que les Decía: "¡Subid Acá!" Y subieron al cielo en la nube, y sus enemigos los vieron. 13 Y en aquella hora se produjo un gran terremoto, y Cayó la décima parte de la ciudad. Murieron por el terremoto 7.000 hombres, y los Demás estaban aterrorizados y dieron gloria al Dios del cielo. 14 Ha pasado el segundo ay. He Aquí el tercer ay viene pronto. 15 El séptimo ángel Tocó la trompeta. Y en el cielo se oyeron grandes voces que Decían: "El reino del mundo ha venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo. El Reinará por los siglos de los siglos." 16 Y los veinticuatro ancianos, que estaban sentados en sus tronos delante de Dios, se postraron sobre sus rostros y adoraron a Dios 17 diciendo: "Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, que eres y que eras, porque has asumido tu gran poder, y reinas. 18 Las naciones se enfurecieron, pero ha venido tu ira y el tiempo de juzgar a los muertos y de dar su Galardón a tus siervos los profetas y a los santos y a los que temen tu nombre, tanto a los pequeños como a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra." 19 Y fue abierto el templo de Dios que Está en el cielo, y se hizo visible el arca de su pacto en su templo. Entonces estallaron Relámpagos, voces, truenos, un terremoto y una fuerte granizada.



 
Comunicación. Sentimientos que van y vienen. Opiniones. Implicación en un proceso emocional. Intercambio de sensaciones, puntos de vista. Integración en lo creativo. Lo vivido con lo imaginado. Lo imaginado por lo no vivido. Y sin embargo JL, iniciales para ocultar rostros, voces, tensión al final de una línea de cien kilómetros -por lo menos-, lo que era, confidencias mirando al mar, la vida en bicicleta, en avión, dejándonos al borde de lo imposible, capacidad de soñar, los sueños no se pueden tocar, se toca lo que se tiene al lado, al lado está lo que estaba, frontera, no ir más allá, color azul, color rojo, no pasar, seguridad en este costado, un puente, no dinamitarlo, ni una simple barrera, no mover ni una piedra, uniformes, banderas, himnos, ardor en la lucha diaria, bostezos desde la mañana, obligaciones -qué demonios estoy escribiendo-, si un día dejamos aquí nuestra fotografía se acabaron las visitas – me lo imaginaba más alto, más rubio, más joven, más viejo, con la nariz más larga, más gordo, más delgado, no me lo imaginaba así- escribir tiene esto, nada es como te lo imaginas -me gustó más la novela-, lo de fuera, eso, lo que tocamos, sigue ahí, implacable, es lo que es, el resto son fantasías, una pérdida de tiempo, un absurdo quehacer que no lleva a ningún sitio, que marea, que distrae, que pone el foco allí donde no hay sino vacío, nada, cero -rebátemelo, dime otra cosa- intento dejar aquí distintos puntos de vista, como ella, como yo, como un niño, como un anciano, cambiar el tiempo del verbo, que ahora sea como era, que los recuerdos sean como ahora, que lo que no pasó pase, que no pase nada excepto esta sucesión de palabras huecas, engañosas por el respaldo de fotografías, dibujos, música, estética -no os creáis nada-, todo es una trabajada urdimbre, calculada, al milímetro, no hay alma, ahora, hay matemáticas, hay números, provocación, también dedicación -eso se supone-, nada más, sorpresa -¿sabes? los escribía una máquina. Ya me parecía...- lo diferente, lo ajeno, yomimeconmigo, a mi que me importa, esta es mi parcela, nombres que se van quedando, tengo un estudio, sé quién seguirá, cuanto tiempo, por qué se van, cuando, los comentarios, el eco, la frecuencia, sin sorpresas, -puedes hacerlo mejor, comparado contigo mismo- pues claro, ya lo sé, mejor ¿que qué? ¿qué quién? ¿hasta cuando? record, ¿y el retorno? -tú a mi ¿qué me das?- primitivismo, te cambio un pato por un jarrón, una sonrisa por un aspaviento, ya, no sé si está claro, ¿no?, repetimos. Esto es un blog. Un intento. Un experimento social. Un sustitutivo. Un tronco flotando entre las olas después de un naufragio. Ahora tú ahí y yo aquí. Giramos el tablero. Tú blancas y yo negras. No hay jaque mate. El caballo se mueve en L. Este es mi post del viernes que colgaré el jueves. Se admiten apuestas. Siete rojo. Hagan juego. No va más. Y gira la bola. ¿El premio?... (la banca siempre gana)


Mira, se lee, le ha salido así. ¿Qué habrá querido decir?. Quizás estaba aburrido de tanto sentimentalismo, de tantas historias repetidas, de desamor, de nostalgias, de fracasos, de ocultar el sentido del humor, de la capacidad de amor, de lo real. Es un compromiso ese del post diario. En eso está. Otro día más.



12.8.10

Obstinación.


Apocalipsis



Capítulo 10



1 Vi a otro ángel poderoso que Descendía del cielo envuelto en una nube, y el arco iris estaba sobre su cabeza. Su rostro era como el sol, y sus piernas como columnas de fuego, 2 y Tenía en su mano un librito abierto. Puso su pie derecho sobre el mar y su pie izquierdo sobre la tierra, 3 y Gritó a gran voz, como cuando ruge el León. Cuando Gritó, los siete truenos emitieron sus voces. 4 Cuando los siete truenos hablaron, yo estaba por escribir, pero Oí una voz del cielo que Decía: "Sella las cosas que los siete truenos hablaron; no las escribas." 5 Y el ángel que vi de pie sobre el mar y sobre la tierra Levantó su mano derecha al cielo 6 y Juró por el que vive para siempre Jamás, quien Creó el cielo y las cosas que Están en él, y la tierra y las cosas que Están en ella, y el mar y las cosas que Están en él: "Ya no hay Más tiempo, 7 sino que en los Días de la voz del séptimo ángel, cuando él esté por tocar la trompeta, también Será consumado el misterio de Dios, como él lo Anunció a sus siervos los profetas." 8 Y la voz que Oí del cielo Habló otra vez conmigo, diciendo: "Vé, toma el librito abierto de la mano del ángel que Está de pie sobre el mar y sobre la tierra." 9 Fui al ángel diciéndole que me diera el librito, y me dijo: "Toma y Trágalo; y Hará amargar tu Estómago, pero en tu boca Será dulce como la miel." 10 Y tomé el librito de la mano del ángel y lo tragué. Y era dulce en mi boca como la miel, pero cuando lo Comí, mi Estómago se hizo amargo. 11 Y me dijeron: "Te es necesario profetizar otra vez a muchos pueblos y naciones y lenguas y reyes."



En la obstinación d´este rincón está incluida la pirotecnia, claro, los artificios técnicos, los muelles, pernos, arandelas, los tornillos de la escritura de ficción, el intento de crear, ordenar y controlar las peripecias de las emociones en los personajes fabulados.

No significa esto limitar la creatividad a lo que los demás esperan, la propia voluntad de expresión a la voluntad de los demás, a su tolerancia. He dejado mensajes en las hendiduras de las rocas, en la corteza de los árboles, bajo el ala de un jilguero, entre los labios de desconocidas, aventándolos al amanecer con sombras tendidas y misteriosos movimientos bajo la maleza (no sé si alguien los ha leído).

Con todo es prácticamente imposible la originalidad, todo está dicho, el invento está patentado, solo queda intentar atalantar, tomar una posición ética, ponerse en el lado que corresponde, opinar, declarar, esto es lo que digo, lo que imagino, así, ampararse en la mutua comprensión a pesar de las diferencias de enfoque, culturales incluso, de gustos, dejarlo ir.

Y evitar las piedras de los enemigos.




Breve encuentro

Sobrevolabas un día mi espacio aéreo
rozándome levemente con la plumas
y desaparecías con un rumor menguante
como la visión de un sueño
fracasado.


Lois Pereiro

11.8.10

Ventana con Cristal.


Apocalipsis

Capítulo 9

1 El quinto ángel Tocó la trompeta. Y vi que una estrella Había Caído del cielo a la tierra, y le fue dada la llave del pozo del abismo. 2 Y Abrió el pozo del abismo, y Subió humo del pozo como el humo de un gran horno; y fue oscurecido el sol y también el aire por el humo del pozo. 3 Y del humo salieron langostas sobre la tierra, y les fue dado poder como tienen poder los escorpiones de la tierra. 4 Y se les dijo que no hiciesen daño a la hierba de la tierra ni a ninguna cosa verde, ni a Ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tienen el sello de Dios en sus frentes. 5 Se les Mandó que no los matasen, sino que fuesen atormentados por cinco meses. Su tormento era como el tormento del Escorpión cuando pica al hombre. 6 En aquellos Días los hombres Buscarán la muerte, pero de ninguna manera la Hallarán. Anhelarán morir, y la muerte Huirá de ellos. 7 El aspecto de las langostas era semejante a caballos equipados para la guerra. Sobre sus cabezas Tenían como coronas, semejantes al oro, y sus caras eran como caras de hombres. 8 Tenían cabello como cabello de mujeres, y sus dientes eran como dientes de leones. 9 Tenían corazas como corazas de hierro. El estruendo de sus alas era como el ruido de carros que con muchos caballos corren a la batalla. 10 Tienen colas semejantes a las de los escorpiones, y aguijones. Y en sus colas Está su poder para hacer daño a los hombres durante cinco meses. 11 Tienen sobre Sí un rey, el ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego tiene por nombre Apolión. 12 El primer ay ha pasado. He Aquí vienen Aún dos ayes después de esto. 13 El sexto ángel Tocó la trompeta. Y Oí una voz que Salía de los cuatro cuernos del altar de oro que estaba delante de Dios, 14 diciendo al sexto ángel que Tenía la trompeta: "Desata a los cuatro ángeles que han estado atados junto al gran Río Eufrates." 15 Fueron desatados los cuatro ángeles que Habían estado preparados para la hora y Día y mes y año, para que matasen a la tercera parte de los hombres. 16 El Número de los soldados de a caballo era de dos Miríadas de Miríadas; yo escuché el Número de ellos. 17 Y de esta manera, vi en la Visión los caballos y a los que cabalgaban en ellos, que Tenían corazas color de fuego, de jacinto y de azufre. Las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de sus bocas Salía fuego, humo y azufre. 18 La tercera parte de los hombres fueron muertos por estas tres plagas: por el fuego, el humo y el azufre que Salían de la boca de ellos. 19 Pues el poder de los caballos Está en sus bocas y en sus colas. Porque sus colas son semejantes a serpientes, y tienen cabezas con las cuales hieren. 20 Los Demás hombres que no fueron muertos con estas plagas ni aun Así se arrepintieron de las obras de sus manos, para dejar de adorar a los demonios y a las Imágenes de oro, y de plata, y de bronce, y de piedra, y de madera, las cuales no pueden ver, ni Oír, ni caminar. 21 Tampoco se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus Hechicerías, ni de su inmoralidad sexual, ni de sus robos.


Aproximación al diálogo.

Disperso, hoy toca alabar la pertenencia al clan, al grupo, preparativos de las golondrinas para las migraciones, los ejercicios de vuelo, el pacto de sinsontes y bisontes, la defensa de los ataques de las fieras, la voluntad de concordia entre castores, simios, hormigas, perros, habitantes del desierto en busca de oasis, aguadores llevando manantiales en sus alforjas, milagreros emboscados al paso de cándidos caminantes, ancianos guardando las costumbres en la urna de las tradiciones, lo que siempre ha sido, superstición, religión, protección de los antepasados muertos.

Puertas abiertas.

Creérselo, es importante, intuir que la invisibilidad es transitoria, que el/la que lee un día se quita la bolsa de papel que cubre su cabeza y aparece un rostro, una fotografía en su espacio (gracias, Cristalook) una cita, un encuentro sin condicionantes, con curiosidad, el otro, concretar al fugitivo, darle nombre, acento, gestos, manías, la intemperie de ser, así somos ¿ves?

Somos.

Virgi también.

Mis respetos.

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007