Glup 2.0


 photo ra1_zpsczgcmpzb.jpg


28.2.11

Aire.


AIRE


 


1. La estrategia de la distracción
El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar (ver "Armas silenciosas para guerras tranquilas")

"El terror se basa en la incomunicación y el aislamiento " (Rodolfo Walsh)


2. Crear problemas y después ofrecer soluciones

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: Dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana (Delincuencia), u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de, estrictas, políticas y leyes de seguridad en perjuicio de su propia libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales, privatizaciones y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad
Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos (Como se viene haciendo con ciertas privatizaciones). Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado de bienestar mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si se hubiesen aplicado de una sola vez.

4. La estrategia de diferir
Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa, pero necesaria” (Como la actual reforma a la edad de las pensiones del Gobierno y la oposición española), obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “después de esto todo irá a mejor y el sacrificio podrá ser evitado”. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.


5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad o enfermos mentales
La mayoría de la publicidad televisiva dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y una entonación particularmente infantil, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más grande sea el engaño al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantil. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos años de edad" (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”).


6. Utilizar el aspecto emocional más que reflexivo
Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar Shock, una suerte de corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido crítico de los individuos. (Ejemplo mostrar una y otra vez a víctimas de un desastre, un atentado o de una crisis económica, para utilizarlas como justificante y así llevar a cabo “Decisiones impopulares, pero necesarias”) Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

"El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Nada grande se puede hacer con la tristeza" (Arturo Jauretche)


7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad
Hacer que el público sea incapaz de comprender las técnicas que influyen directamente en él y los métodos utilizados para su control y esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible con el acceso a la menor cantidad de información verdadera, de forma que la distancia de la ignorancia que se planea entre las clases inferiores y superiores parezca, sea y permanezca inalcanzable para las inferiores"

“La mayoría de los profesores enseñan hechos, los buenos profesores enseñan ideas y los grandes profesores enseñan cómo pensar” (Jonathan Pool)

"La ignorancia es el peor enemigo de la civilización, y la ignorancia suele ser, en sus efectos, tan malvada como la propia maldad" (Eugenio María de Hostos)

 
8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad
Promover al público a creer que es “La moda” ser simple, estúpido, vulgar e inculto. Instando a tratar como a “Bicho raro” a quien piensa más de la cuenta. ¿Irónico no?


9. Reforzar la auto-culpabilidad
Hacer creer, al individuo, que él es el único culpable de su propia desgracia, por causa de su poca inteligencia, mínimas capacidades, o de su insuficiente esfuerzo. Así, en lugar de rebelarse en contra del injusto sistema económico en el que vive, el individuo se auto-desvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción.

 
10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.
En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las élites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “Sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder de manipulación y utilización de los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

Noam Chomsky






27.2.11

Joni Mitchell. Both sides now.


 
BOTH SIDES NOW

Rows and floes of angel hair
and ice cream castles in the air;
and feather canyons everywhere.
i’ve looked at clouds that way
But now they only block the sun,
they rain and snow on everyone;
so many things I would have done,
but clouds got in my way.
I’ve looked at clouds from both sides now
from up and down,
and still, somehow,
it’s cloud illusions I recall.
I really don’t know clouds at all.

Moons and junes and ferris wheels;

the dizzy dancing way you feel
as every fairy tale comes real.
I’ve looked at love that way.
But now its just another show;
you leave them laughing when you go,
and if you care, don’t let them know.
Don’t give yourself away.
I’ve looked at love from both sides now,
from give and take,
and still, somehow,
it’s love’s illusions I recall.
I really don’t know love at all.

Tears and fears and feeling proud

to say "I love you" right out loud;
dreams and schemes and circus crowds,
I’ve looked at life that way.
But now old friends are acting strange,
they shake their heads, they say I’ve changed;
well, something’s lost, but something’s gained
in living every day.
I’ve looked at life from both sides now,
from win and lose
and still, somehow,
it’s life’s illusions I recall.
I really don’t know life at all.






Como hileras y témpanos de pelo de ángel,

como castillos de helado en el aire;
como cañones de plumas por todas partes.
He visto a las nubes de ese modo.
Pero ahora no hacen más que cubrir el sol;
Llueven y nievan sobre todo.
Hay tanto que habría podido hacer,
pero una nube me lo impidió.
Ya he visto a las nubes desde ambos lados
De arriba, de abajo,
y, sin embargo, de algún modo,
son sólo ilusiones de nubes las que recuerdo.
En realidad, no sé nada de las nubes.

Lunas y junios y ruedas de Chicago;

ese mareo danzante que se siente
mientras el cuento de hadas se va haciendo realidad.
He visto al amor de ese modo.
Pero ahora, no es más que un espectáculo.
Se quedan riendo mientras te alejas,
y, si te duele, que no lo sepan;
no te delates…
Ya he visto al amor desde ambos lados,
he dado y tomado
y, sin embargo, de algún modo,
son sólo ilusiones de amor las que recuerdo.
En realidad, no sé nada del amor.

Lágrimas y miedo;

sentirse orgulloso de gritar “te amo”;
sueños y planes y muchedumbres felices.
He visto la vida de ese modo.
Pero ahora, los viejos amigos actúan raro,
reprueban, me dicen que he cambiado;
bueno, algo se pierde y algo se gana
viviendo cada día.
Ya he visto la vida desde ambos lados,
He perdido y he ganado
y, sin embargo, de algún modo,
son sólo ilusiones de la vida las que recuerdo.
En realidad, no sé nada de la vida.







Después de esto no puedo decir nada más.
Me encanta esta señora.



Segunda Guerra Mundial. 
Las imagenes definitivas.

 



26.2.11

Grillo reincidente a la deriva.



Cylindorthorax balteatus


Deriva.

Me sacaré los ojos si miro
lo oscuro, cuando termine
la espera de aguas turbias,
líquenes, brocados que
ocultan una daga en los
labios abiertos del pecho.

Pureza tenaz atada a la columna,
sumergida pasión que se evapora,
hundiré las manos entre brasas
si dibujo en el aire el dilema,
río que nadé antes de ahogarme,
lamento de relojes no dormidos.

Saldré de la bruma del prodigio
flotando en el espejo del otoño,
los húmedos barcos al zarpar
equivocan la estela del retorno,
llueven libélulas ciegas, leones
duermen en tejados de mercurio.

Sonaban mirlos, en la ausencia
llegó un tren en equilibrio oscuro,
gemí con la flor entre los dientes,
la marea del amor descubre ahora
un lecho de algas silenciosas,
detrás de las frágiles vidrieras.

Azotaré la nostalgia con jazmines,
uno a uno borraré los ecos,
sacrificaré el áncora en la hoguera,
sepultaré en el vacío los recuerdos
que como jilgueros tristes tiemblan
en la dársena gris del espejismo.

Odioso final como un insulto que
arranco de mi piel, espina fiera
clavada en lo hondo, dónde duele,
dónde nuestras voces dejaron,
conmovidas, una tibia sombra
en el ebrio tapiz de la memoria.

Me cortaré la lengua si su nombre
se posa en cenizas demoradas
perdidas en el eléctrico azul de
otra mañana, enredando el ayer
cuando aún no era este hombre
taciturno, preso en su quimera.

El dolor del frágil camino hasta el olvido.

(Lo publiqué el 24.03.2007)

25.2.11

Sexo.


SEXO



Estimados lectores, como continuación a la serie iniciada esta semana sobre identificación de la palabra con la imagen (recordad: Agua, Fuego) sigo hoy con esta extraña palabra: Sexo.

La verdad es que la he encontrado de forma fortuita, por casualidad, en un diccionario. Asimismo la imagen está escogida al azar, espero haber acertado y que tenga alguna relación.
No había escuchado nunca esa palabra y me ha extrañado su definición. 

sexo. (Del lat. sexus).
1. m. Condición orgánica, masculina o femenina, de los animales y las plantas.
2. m. Conjunto de seres pertenecientes a un mismo sexo. Sexo masculino, femenino.
3. m. Órganos sexuales.
4. m. Placer venéreo.  
  
Las tres primeras acepciones las entiendo más o menos, pero la cuarta me deja descolocado. Placer venéreo…ya te digo, es que hay cada invento. De hecho lo he comentado con mi amigo Javi el Indio y tampoco sabe de qué va eso. Este domingo se lo preguntaré al párroco de mi barrio, si me dice algo entendible lo publicaré aquí. 

Bien, siguiendo con eso del sexo, conocéis mi naturaleza curiosa, mi sed de saber. Como no me quedaba conforme llamé por Skype a mi amiga Kim Kardashian, preguntándoselo. Como ella habla en inglés y yo no, me he quedado como estaba. Exhibo las fotos que me adjuntó por si alguien ve alguna relación de Kim con el sexo (sea lo que sea eso).



No podía más con mi creciente curiosidad, me he ido a Google. Escribo sexo y busco en imágenes. Me sale esta (entre otras).

 
Y ahora sí que no entiendo nada. Se ve claramente que está dibujada, que es mentira, las mujeres no son así (al menos las que conozco), las mujeres nunca están desnudas. Además, ¿qué tendrán que ver con eso del sexo

En fin, que un post que pretendía ser didáctico se me ha convertido en un problema. No acabo de entender qué demonios es eso del sexo, no sé si es una leyenda, si tiene alguna relación con la acepción tres (la de los órganos sexuales), si se practica (solo o con alguien), si sirve para algo práctico, si así como hasta ahora he podido vivir sin sexo, podré hacerlo a partir de este momento.

Es por todo esto que una vez más pido vuestra ayuda. Queridos/as amigos/as, lectores/as míos/as, si alguno de vosotros/as podéis darme alguna explicación sobre qué es eso de sexo (la verdad, vaya palabreja), os estaría muy agradecido/o.
Dejo otra foto al azar por si acierto.



Ya, no hay señores, lo siento, es que me gustan las señoras (al menos de momento)

24.2.11

Insomnio.

El sueño es dulce, sientes
grandes ruedas de fuego en el calor del día.
y Lou Reed también dice
que si cierras la puerta
tal vez la noche dure para siempre.

Benjamín Prado.

 (Alex Gross)


No puedo dormir y me enredo en recuerdos, me engaño con mis historias, las revivo, las cambio, las improviso, las imagino, las modifico, borro los finales.

Doy vueltas en la cama y no me duermo.

(Ya ves, no recuerdo cómo son tus pies, no sé siquiera si alguna vez los he visto. Recuerdo la curva de tu espalda, tus labios entreabiertos, tu mirada, el suave movimiento de tus caderas, el cabello ondulando por la frente, los gemidos, tu risa.)

Escucho el viento de la noche que llega del mar y agita las persianas.

(En el duermevela se esconde un ejército de sombras, me apresuro a borrar tus mensajes, la despedida en la arena, el escueto adiós, nunca supe si decías lo que decías, me perdí en monosílabos, sí, no, nunca entendí lo que escribías.)

Ha parado el viento y llueve, son más de las cuatro de la madrugada, mañana no habrá quién me levante. Eso, si soy capaz de dormirme.

(En la dulzura de tus caricias descubrí una puerta a un mar azul, en la tierna corriente de tus manos sentí un mundo nuevo, en la curvatura de tu vientre me perdí, tu novicia lengua hizo en mi maravillas, amén…)

Suena el despertador, otra noche en blanco. 



(Alex Gross)

23.2.11

Naufragio.

Amar verdaderamente a alguien es creer que amándolo, se accederá a una verdad sobre sí mismo. Amamos a aquel o a aquella que esconde la respuesta, o una respuesta a nuestra pregunta: "¿Quién soy yo?" Jacques-Alain Miller


Todo va (bien, o + o -), navegamos por un mar en calma hasta que en la cabeza (¿en el alma?) se produce un click apenas perceptible (pero real).

Ha sucedido.

Desde entonces las cosas, eso, lo de vivir, comienza una lenta deriva.

Te das cuenta de ello cuando es tarde, cuando no hay vuelta atrás.
Sigues.

Dolores de estómago, de cabeza, mareos, ahogos, opresión en el pecho, sensación de tristeza, desgana, inapetencia, apatía, somnolencia por el día, insomnio por la noche, sufrimiento (¿me dejo algún síntoma?).

Un día te escondes para llorar.

Y otro.

Es el naufragio. 

(Continúa)


20.2.11

Reincidencia (2)



Cazador herido

Todo es pasado,
está lejos,
llega ya
desde un mundo
en claroscuro

Queda el amarillo
colibrí del miedo.

Equilibrio
en la derrota,
la ausencia
justo al filo
del olvido.

Queda la estela
del vuelo.


    Exacto, ayer no podía escribir.


    19.2.11

    Quello che ho detto ho detto. E qui lo nego!

     
    Usted no sabe nadar. Está en la mitad de un mar agitado. No sabe cómo ha podido llegar hasta ahí. Agita los brazos, mueve las piernas, traga agua, tose. Se está ahogando. Es una situación absurda pero usted está a punto de morir. Ha pasado por la cabeza toda su vida en un segundo. Como lleva un tiempo en el agua le ha pasado varias veces. Hay momentos que no recordaba. Sigue agitándose y tragando agua. Es una situación desesperada.

    A lo lejos ve un barco, muy a lo lejos. En el hipotético caso que le hubieran avistado no le dará tiempo a llegar para socorrerle.

    Hasta aquí.

    Este podría ser un guión para un comic.
    Pero esto no es un comic, es un blog.
    ¿Qué es un blog?
    Imagino que hay muchas respuestas.
    Para mí es un diván en el que me tumbo y cuento.
    A veces cuento lo que hacía sobre un diván, cama, pared, alfombra, asiento de atrás de un Simca 1000, bajo una arboleda, entre zarzales (en la época masoquista), sillón de dentista, mesa de sala de juntas, tras una puerta, en el agua, etcétera.
    Casi siempre invento y miento, imagino, me conformo y digo.
    Siempre siento.
    Demasiado.
    A veces es tan intenso que sufro.

    También cuento lo que pasaba por mi corazón cuando amaba, soñaba, vivía al borde, o en el centro, lejos de lo que era, soy, otro, distinto, el que quería ser y nunca seré, mi ahora disfrazado, mi mañana esperanzado, mi ayer maquillado, mi nunca extraído de lecturas alojadas en algún recóndito lugar de mi memoria.
    Con una y otra cosa dejo mis historias.

    Y quédate tranquilo, el barco te ha visto, han lanzado un bote salvavidas. Por esta vez te has librado.
    Pero aprende a nadar, ya ves lo que te puede ocurrir.

     
    Lo que he dicho, lo he dicho, y aquí mismo lo niego 
    (Totó).



    Totò – nombre artístico de Antonio Griffo Focas Flavio Angelo Ducas Comneno De Curtis di Bisanzio Gagliardi (Nápoles, 15 de febrero de 1898 – Roma, 15 de abril de 1967), actor y poeta italiano.

    Considerado uno de las figuras del espectáculo más importantes en la historia del cine italiano.

    El arte de Totò se desarrolló en todos los géneros teatrales, desde las variedades hasta la gran revista. Participó en noventa y siete películas, interpretadas entre los años 1937 y 1967 y participó en nueve telefilms televisivos.

    Es considerado un icono a la altura de Buster Keaton o Charles Chaplin.

    18.2.11

    Un pez que se muerde la cola.

    Es peor quedarse donde uno no pertenece en absoluto, que vagar perdido por un tiempo y buscar el parentesco psíquico y espiritual que uno requiere. Nunca es un error buscar lo que uno requiere. Nunca. (Mujeres que corren con lobos).

     Le dame en bleu-Hubert Deniset Cheverry

    Un pez que se muerde la cola, es decir la eternidad, es decir lo inalcanzable, repetir y repetir, el día de la marmota, lo de siempre, decir lo ya dicho, decir lo ya dicho, es decir, lo ya dicho, lo que yo te diga, ingenuidad de revisar las estadísticas, lectores curiosos, curiosos que no leen, cuota de comprensión, de comparación, de conciliación de lo (pretendidamente) dicho y lo (naturalmente) entendido, enfrentamiento de voluntades, es decir la libertad, uno escribe lo que quiere, cuando quiere y otro lee y entiende lo que quiere y cuando quiere si quiere, y si no, no, es decir la anarquía de las letras, la suprema libertad, el supremo yo me lo guiso yo me lo como, el lenguaje como un pasquín mojado por el viento, austera manera de no decir nada, es decir nada, una convocatoria de música y color, colorines, es decir lo digerible, lo que conmigo va, lo mío, yo, mí, me, conmigo, el amor reducido a vagos sonidos convocados a una romería, la mano acariciando su pelo, amarla frente a un espejo, mirándonos, vernos en nuestro deseo desnudo, esos dos somos, ese único ser que gime, suspira, hipa, llora, ríe, se estremece, se busca, tantea la piel, los íntimos secretos, descubrimiento del placer, besos en recónditas esquinas del alma, la confabulación de la seducción, ámame sin medida ni clemencia, deja todo y ven, solo para mí, pertenéceme, ilusa pretensión de quién nada tiene, un pobre sentado en la puerta de la catedral, nada tengo, nada soy, pájaros en vuelo, fotografía de estorninos en el cielo de Berlín, fotografía de estorninos sobre Central Park, ¿son los mismos?, mi mirada, ¿es la misma?, ella rompiendo porcelanas, rabiosa en el silencio, resignada en el destierro, reyes desfilando en el sepelio, perfume de flores rojas, se estruja las manos mientras mira el horizonte oscuro, desnuda por las habitaciones del castillo, abriendo y cerrando la puerta de salones sombríos, húmedos, no está allí y lo saben sus caderas meciéndose sin eco, sus senos que sopesa sin otro tacto que el hastío, abre las piernas y el viento las transita, se mira en el espejo, sola, se tumba escondiendo la cara en la almohada, escucha el eco de su propia risa, el espasmo en el recuerdo, la soledad colgada como un crucifijo pasado de moda, el invierno volverá como un lobo, un flor mustia en un vaso seco, un gorrión muerto en la ventana de atrás, un libro abierto en la página 127, una foto amarilla enmarcada, un reloj imperioso, la pasión en la cesta de las pinzas del tendedero, lo que fue, roto, descascarillado, respiro es decir vivo, es decir aún, es decir un pez que se muerde la cola, la vida es esto y lo descubrimos cada día, sin rebeldía, sin hacer otra cosa que quejarnos, qué otra cosa podemos hacer, cambian los tiempos, estamos en el borde de un cambio magnífico (no quiero decir que sea bueno o malo, no sé, no llego, es decir hablo, solo eso) se rebelan los pueblos, Túnez, Egipto, Yemen, Libia, ¿Marruecos?, caen tiranos, nuestro propio tirano somos nosotros mismos, nos esclavizamos, nos tenemos escondidos, nos torturamos, nos hemos desayunado la llave de la celda, hemos renunciado a buscar la felicidad, la felicidad es estar vivos, es decir tenemos lo que nos merecemos, los poetas son los grandes mentirosos del lenguaje, son espectros, lengua muerta, fantasmas que copian sentimientos enterrados, invocación de una magia antigua, no, huellas de antepasados, lo ya dicho, lo ya sentido, lo de ayer, hoy no existe, mañana está a un millón de años, la felicidad no está en el mañana, hay un rescoldo de cenizas frente al altar, no sabemos dónde está el cielo, arriba o abajo, dónde, dios es Dios, es una pregunta, es decir lo que nadie sabe, demasiado para un viernes, qué dice este capullo (eso si has llegado hasta aquí), esta es una página de cuatro (puedo decir sus nombres) que aprecian lo que tiene de reflejo de lo que son, que sobre todo se leen, no os enfadéis pero escribo solo para mi, esos cuatro son yo, somos uno, uno más uno es uno, así hasta cuatro veces, como mínimo (has dicho cuatro, no te rajes ahora), amo a cuatro, no a la vez, nos amamos en ese ser uno, sin dobles sentidos, con pureza de alma y cuerpo, comunión de emociones, de reacciones, del sinsentido de creer lo que no vemos, de vernos desnudos y frágiles, sensibles, únicos, acto de amor frente al espejo, pasión en esta metonimia que me descubrió S y que nunca podré agradecérselo bastante, cuando alguien logra que descubras tus desiertos, tus oasis, tu peor y mejor tú, tu esencia, lo mejor de ti mismo…he vuelto a enseñar el culo, hala, me visto y me voy, mañana más, quizás. 

     David Cutter
     

    17.2.11

    Con el culo al aire.


    (Gracias a la inspiración de R)

    La libertad es una ofensa.

    La educación, el respeto, el vuelva usted mañana, pues anda que tú, el miedo, qué se creerá, la mezquindad, lo diferente, tú correrás mucho pero este es el mejor pescador de Elanchobe, el agravio, los recuerdos en una caja de cartón, qué has querido decir, uno es pobre pero honrado, hoy por ti mañana por mí, lo bueno si breve dos veces bueno, me inspiras, me aburres, Yo soy mejor, cada oveja con su pareja, ayer repetiste, ¡#&~$"/*=}Ç!, cuando la pobreza entra por la puerta el amor salta por la ventana, eso, aunque saltes de un primer piso no deja de ser peligroso, sobre todo si no sabes trepar, o no tienes escalera, o ganas, o piernas, sé bueno, honrado, cabal, consecuente, fiel, trabajador, honesto, limpio, obediente, cumplidor, leal, legal, no ofendas a nadie, no utilices malas palabras, cuida a los tuyos, respeta a tus mayores, sé tú mismo, estudia, lee, da, fórmate, paga tus impuestos, crece, cree, créetelo todo, hasta la mentira, lo blanco es blanco, lo negro es negro, black is black, qué me estás contando, la vida corre que se las pela, quién me habrá mandado meterme en este lío, aquí no hay niveles, ni comparaciones, ni tú mejor, no hay categorías, no hay ranking, no es una competición, me muerdo la lengua para no decir más.

    Con la boca llena de sangre os digo que la libertad es una ofensa para los esclavos, para los que no saben andar solos, para los que jamás saldrán a la batalla, para los débiles, los miedosos, para los que miran para otro lado, los de mirada sucia, los de corazón sucio, para los sucios, para los opresores, para los cobardes, para los que no saben amar.


    Nadie salió a despedirme cuando me fui de la estancia, solamente el ovejero y un perro…cosas que pasan (José Larralde)


    16.2.11

    Quantum mutatis ab illo.

     
    Navegué la geografía de su cuerpo entre el todo y la nada.

    A su lado temblaba, me excitaba asustado como un adolescente disfrazado, temía de que el placer se convirtiera en una pieza del engranaje de la vida, temía la posterior prisión de la añoranza.

    Como un mendigo ciego palpé sus cicatrices, pretendía encontrar en ellas el principio, el secreto, el estigma, la causa.

    Experto en tormentas, sabía del naufragio aún antes de embarcarme, del traidor iceberg de lo imposible, de las mareas vivas de la muerte.

    La daga del no entró por mi costado.

    De la herida del amor brotaron peces rojos, anémonas de sangre, cangrejos locos.

    Sobreviviente de otros mares, de huracanes de celos, luché en la resaca, se sumergió mi cuerpo, asomé la cabeza, nadé sin fuerzas, me hundí sin remedio.

    Pongo palabras allí donde no vivo

    Por primera vez desde hace meses hoy no me han puesto pañales, espero llegar a tiempo.

    Me ven escribir como a Nieves andar arriba y abajo por el pasillo, como a Julián frotarse el pantalón, como a Carlos menear la cabeza sin descanso, otra manía, rutina, un tic, escape de lo mismo y sin embargo.

    Me siguen la corriente cuando hablo sin cesar de historias inconexas, nombres nuevos que creen me invento, un ayer florido que ni se plantean, que no aceptan.

    Me dicen sí o no, me traen papel, bolígrafos, menean la cabeza con suspiros, me cuidan bien, no hay queja, no me leen.

    Mis hijos vienen sábado sí, sábado no, me hablan de sus cosas, me traen libros, algunas veces lloran, mis nietos nunca vienen.

    Las piernas me responden, puedo andar apoyado en la enfermera, siento el calor de su brazo, su dulce olor, su voz suave, me trata como a un niño, como al viejo que soy.

    Pero estoy vivo.

    Sigo sintiendo, escribiendo, soy.

    Cuán distinto de cómo era.


    15.2.11

    Lejos.


    Mejor pasar au­daz al otro mundo en el apogeo de una pasión que marchitarse consumido funestamente por la vida. James Joyce


    La distancia depende del lugar de partida, no del destino.
    Lo recto del camino influye.
    A lo lejos alguien espera.

    No insisto.
    En la distancia ha muerto un sueño.

    Sonreíamos en la orilla desafiando al viento que profanaba nuestras peticiones, cada rincón preservado, los caballos desbocados entre los dedos, la bruma rebelde, los confines, su soledad de princesa agraviada, la errática búsqueda de un nosotros, la estéril ceniza, nuestros cuerpos desnudos, la respiración contenida, la intuición del llanto, la sangre iluminándonos, la enseñanza de ser lo que nunca fuimos, la piel nueva, la mirada imposible, mi voz contando, cantando, alargando lo imposible.

    No insisto.
    En la distancia ha muerto un sueño.

    La casa se ha llenado de ancianos que miran con ojos suplicantes, la distancia depende del destino, no hay camino, alargamos los brazos para espantar el miedo, las sombras nos visten sin remordimiento, se marchitan las alas en las sienes turbias, el dolor no cabe en mi costado, he perdido la armonía, la alegría, bebo tristeza como una leche agria, un líquido oscuro de serpientes, no hay caracolas, no hay bestias copulando en la selva, han muerto siete estrellas, amarnos fue un sueño dentro de otro sueño, geometría atroz de no ser nada.

    No insisto.
    En la distancia ha muerto un sueño.

    Nadie espera a lo lejos.
    Se ha borrado el camino.
    La distancia es el destino.



    33 días

     
    El hombre que se oculta tras la dedicatoria de El Principito...


    33 días.
    Léon Werth

    Seguro que te suena esta dedicatoria…

    (A LÉON WERTH)
    Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona grande.
    Tengo una seria excusa: esta persona grande es el mejor amigo que tengo en el mundo.
    Tengo otra excusa: esta persona grande puede comprender todo; incluso los libros para niños.
    Tengo una tercera excusa: esta persona grande vive en Francia, donde tiene hambre y frío.
    Tiene verdadera necesidad de consuelo.
    Si todas estas excusas no fueran suficientes, quiero dedicar este libro al niño que esta persona grande fue en otro tiempo.
    Todas las personas grandes han sido niños antes. (Pero pocas lo recuerdan.) Corrijo, pues, mi dedicatoria:
    (A LÉON WERTH, CUANDO ERA NIÑO)

    Si tienes buena memoria, habrás recordado al momento que con esta deliciosa dedicatoria comienza El Principito de Antoine de Saint-Exupéry. Seguro que alguna vez te has preguntado quién fue ese Léon Werth… La editorial Veintisiete Letras, que desde la independencia va iluminando poco a poco la mesa de novedades con hallazgos como éste, da respuesta a esta pregunta para el público en español con 33 días, la narración autobiográfica de este escritor, periodista y crítico de arte sobre los primeros días de la ocupación de Francia por los nazis.

    Es difícil entender por qué su obra no fue reeditada hasta varias décadas después. O quizá no tanto. La agudeza y lucidez de sus escritos en cualquiera de los géneros que cultivó y la defensa irrenunciable de su libertad de expresión no siempre resultaron cómodas ni bien comprendidas. La historia de 33 días podría ser una novela. En junio de 1940, ante el avance de los nazis sobre Francia, Werth parte con su mujer en su viejo Buggati a refugiarse a su casa de campo al sur del país. La travesía, que deberían haber hecho en unas horas, durará 33 días: miles de franceses colapsan las carreteras. Esta es la crónica de aquel éxodo, de los monumentales atascos y los bombardeos, del desorden y del hambre, de las noches al raso, de la incertidumbre y las falsas noticias, pero también de las contradicciones que se gestan en el extremo trance de una guerra.



    14.2.11

    Estrellas muertas.




    Queda el brillo de estrellas muertas en el recuerdo en algún astrónomo nostálgico, una muerte por congelación en la constelación, lenta, dulce, sin sentirla apenas, no, indiferencia, silencio, a otra cosa, vuelta de página, ni un nombre, a buenas horas, por no leer el decálogo, precisamente el décimo mandamiento de los bloggers, el de la cotidianidad, sí, exceso, abuso, aburrimiento, ensimismamiento, ombligo feliz, sin pelusas, tú, vosotros, ellos, los otros, yO, mi, me, conmigo, tú me lees yo te leo, Tadeo, pasa los sábados y los domingos, incontinencia de escritos en cascada, mira que poema tan bonito, repito, alma y cuerpo, hospedaje, ultraje, hereje, cada día, María, versos, voces, intemperie de serpientes, tormenta al amanecer, el vigía vigilante, acoso del oso, Alpes, altura de letras de plata, repujadas, canoas por ríos del norte, damas cantando en la ventana, “Leyendo Lolita en Teherán” -Azar Nafisi- o “El fuego y el sol. Por qué Platón desterró a los artistas” -Iris Murdoch-, si lo fracciono parece, pero sería un engaño, hasta aquí, lunes, es posible que siga esta fuga.






    13.2.11

    Reincidencia (1)


























    Canción de cuna para un amante que nunca regresa.

    Ven, vida mía, tiéndete al lado de la ausencia,
    sobre las tablas del miedo, suelo y techo de nada,
    vuelve, la esperanza se seca, muere el día,
    memoria sin color de un tiempo removido
    en olla desconsolada, cena fría de la despedida,
    quemo incienso, busco tus huellas, intento
    desvelar la madrugada, amanecer contigo,
    sentada en el pliegue del error, no veo, rey,
    aturdida y discreta, me conformo, aquí,
    tan sola, con espejos y flores, exaltada,
    custodiando la puerta que da al prado
    donde reíamos y éramos, mi bien, ternura.

    Poeta de luz, escribías maravillas en mi cuerpo,
    colmabas mis muslos y la frente, derramándote,
    mi pequeño, hacías resplandecer mi rostro,
    a mí, entera, te esperaba abierta a la dulzura,
    estremecida, oh torrente de placer, milagro,
    rubor de terciopelo, caramelo de miel,
    esperanza, secreto, festejo, pasado, tanto, todo.
    Duerme, sueña con distancia sin clemencia,
    ay, que te arropo con las sábanas del viento,
    el mismo que se ha llevado fotografías rotas,
    música, voz, que ha dejado una silla vacía,
    soledad, un laberinto donde buscar mi herida.

    Regresa mi chico guapo, mi hombre,
    una luz delicada huye al extremo del camino
    por el que las vacas volvían de la fuente,
    me faltan balcones para esperar tu vuelta,
    miro sin ver y sin embargo, mi niño bonito,
    amante que gemías a mi lado, en mi, dentro,
    te has llevado los mapas, me he perdido,
    paso las páginas, se han apagado los soles,
    se me están doblando los dedos de esperarte,
    de estrujar el pañuelo de las lágrimas, que ya no,
    que no tengo, llueven hojas de otoño, florece,
    se agosta el cielo, los recuerdos, no vienes.

    Ven, dulce amor, duerme a mi lado,
    mi capricho, se desvanece la ilusión,
    inquieta tapio las ventanas por si vuelves,
    enluto las cortinas, afilo cuchillos y mi lengua,
    los insultos, traidor, preparo sortilegios, venenos,
    ruin, oculto en mi pecho la salida, quemaré
    la cama, cada sábana que tocó tu cuerpo, quiero
    estrangularte, desgarrarte, morderte el cuello,
    clavar hierros en tu alma, si la tienes, pisar
    tus genitales, dar a los perros lo que te cuelga,
    verter en un hondo hoyo tu sangre negra.
    Maldito amante que nunca regresa.
























    Reincidencia.
    1. f. Reiteración de una misma culpa o defecto.

    Es cierto, lo confieso, fui yo, lo encontré ayer (03.09.08), leyéndome, me ha gustado, lo traigo otra vez.

    Traductor

    Se quedaron

    Lo que hay.

    Algunas ilustraciones, fotografías, dibujos, etc, que acompañan a los textos han sido
    tomadas de internet y puede que no conste su autor.
    Si algún propietario no desea que figuren en este blog, me lo comunica y las retiro.

    Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com

    counter to blogger