Glup 2.0


 photo ra1_zpsczgcmpzb.jpg


31.7.11

Eduardo Lizalde.

 
Esto es falso, esto es bueno
y aquello rubio cobre.

Qué ciencia, hermanos,
cómo saben todo eso.

¿No hay más azul, ni falso ni magenta
que el sol del que los mira?

¿No florecemos, no estamos
comprendidos
entre los seres del reino
-oh solipsistas, oh videntes, oh magos-?

Sólo somos el muro que retiene al jardín.

Eduardo Lizalde.


Hoy estaré aquí



30.7.11

Terri Lyne Carrington - Mosaic Project 2010



Las vacaciones, fechas marcadas en colores vivos de celebración, de fiesta, de vida. Sobra el calendario, ahí, inútil, ya lo repasaremos al regreso. Ahora los días son una pradera sin fin por la que corre un niño que ríe, que juega ajeno a las nubes. Le doy la mano a ese niño y corro a su lado. Antes me paro y te miro, fijamente. Hola, ¿tienes algo que decirme?


Una de las nuevas bateristas que ha deslumbrado al mundo del jazz es TERRI LYNE CARRINGTON, quien también lleva adelante un ambicioso proyecto de producción en el cual tienen cabida tanto sus propios trabajos como los de otros artistas: THE MOSAIC PROJECT.
 
THE MOSAIC PROJECT es un trabajo audiovisual que reúne a TERRI LYNE CARRINGTON con muchas de las mujeres, artistas de jazz, a las que la baterista se refiere explicando "son mis amigas, muchas de ellas viejas amigas y otras no tanto...pero con este mosaico de colores, formas y texturas hacemos un cuadro que espero resulte disfrutable para nuestros seguidores"...Por citar algunos nombres: Cassandra Wilson, Dee Dee Bridgewater, Dianne Reeves, Nona Hendrix, Esperanza Spalding, Tineke Postma, Geri Allen, Ingrid Jensen y Patricia Romania (una de las nuevas revelaciones de la música de Brasil).

THE MOSAIC PROJECT incluye originales de cada participante y consta tanto de temas vocales como instrumentales...También aportan sus comentarios, ya sea de forma histórica o anecdótica y sobre su relación con la música interpretada: todo ello con la idea de ofrecer un producto ameno que resulte toda una experiencia inédita guiada por la creatividad y el conocimiento.



 

29.7.11

There Ain't No Cure For Love


Sí, ella estuvo allí.


Dice que sigue sin haber cura (para el amor).

No sé si es un juego de palabras, si me envía mensajes con zumo de limón, si todo se ha solucionado o si la rebeldía se ha disfrazado en un pssss y sigue la fuga silenciosa.

Sé que hay cura.

Me curé y desde entonces me he perdido.

Me perdí una noche en Tarragona, la luna entraba por el ventanal del patio mientras ella dormía entre mis brazos.

Yacía despierto, sintiendo su respirar pausado.

No recuerdo qué ella.

No quiero recordarlo (la).

No sé si todo esto que escribo es verdad, si me lo invento, si ocurrió, si sigo siendo aquel, si alguna vez lo he sido, si sigo cobijado en un sueño.

Acompaso mis anhelos con estos juegos florales.

A veces me reconozco.



28.7.11

Secretos.

 
"El secreto de la felicidad está en exprimir una habilidad"(Punset)

Quizás.
Defíneme habilidad.
(Aunque la constancia.)

¿Para qué sirve todo esto?
Entro a buscar una farmacia de guardia y me dan las doce, los nombres se repiten, bajan las visitas, las llamadas, las preguntas, es este un tiempo de cambio.
Es una pregunta.

Cambiemos.

Ana María Matute considera que escribir es “siempre una forma de protesta”, no necesariamente política o social, a veces “contra uno mismo”, y también una manera “de decir las cosas que todos sabemos y, si no sabemos, intuimos”

Tomemos un ejemplo:

Desde el balcón del observatorio mido la distancia a la realidad, la cresta de los gallos, desdeño la palpitación de la vida que adivino detrás de las cartas todavía no leídas, temo a las sinuosas bestias que merodean frente a la puerta de hierro y madera, acoto parcelas en la tarde pelirroja, arrojo lastre por los ventanales, no remite el ardor, la mentira tiene forma de herradura y lombrices.

Quisiera besar tus mejillas.  

¿Es esta una forma de protesta?
Algo ocurre, o Ana María Matute protesta demasiado o este es un lugar equivocado.
En cualquier caso me voy pero volveré, tú nunca dudes de mí, Norma mía.

Ya no sé qué.



27.7.11

Señoras y señores


Somentes
intentaba conseguir
deixar na terra
algo de min que me sobrevivise
sabendo que deberia ter sabido

Lois Pereiro.


Señoras y señores, váyanse de vacaciones de una santa vez, miren la luna, el horizonte de agua o de tierra, mírense, crucifiquen el pesimismo, la noche está llena de luciérnagas, del cálido manto de la esperanza, olviden la virtud, pequen, vistan de blanco sus esperanzas y pequen sin medida, no hay infierno, me lo ha dicho un ángel, solo hay miedo, me lo ha dicho esa que mira, la que me seduce para ir detrás de la cortina, no sé nada, iré, en equilibrio abro los brazos, me estoy comiendo julio, agosto nos espera, vámonos, ¿volveremos? 



26.7.11

Se han abierto las puertas de mañana.


Se han abierto las puertas de mañana, el personal se va de vacaciones, cambian las paredes y los soliloquios en habitaciones circulares con imposibles papeles pintados, durmiendo con desconocidas que preguntan la hora y qué desayunaremos, presos de vivir, con un frasco medio lleno de pastillas de colores, con la memoria a continuación de la rutina, con suspiros como navajazos y el guiño de un felino, amándonos con desgana, sin aire, justificando este tiempo, este momento, el ahora de aire viciado  envuelto en sábanas negras, una semana de compañía y niños que lloran de madrugada en el cuarto de al lado, jo, abrazados quizás por el miedo al regreso, la vida detrás de la ventana que da al mar, llegar después de los más rápidos, de esos, bah, esparciendo sal debajo de las camas, en las esquinas, detrás del cuadro en la repisa, ella mirándome desde una fotografía en blanco y negro, todo lo que recuerdo está en blanco y negro, soy un gladiador herido que espera un gesto de gracia del emperador, extasiado en una poesía que no existe más que en mi cabeza, atado a un martes que no es, pintando firmamentos por encargo, purificando mis llagas, la lucha, violando las promesas, manifestando que no, soportando la crueldad del espejo del cuarto de baño, buscando musas por bosques arrodillados junto a un mar que se enrabieta, la mano en el corazón, la dulzura desparramada por una autopista sin radares ni unicornios, sin armonía, de un solo sentido, mi cuerpo al lado de una ella sin rostro, amándola con movimientos claudicados, inventando el placer del instante, el éxtasis, una botella de orujo en la mesilla, bebiendo un libro de poemas de Lois Pereiro 

Tristemente convivo coa túa ausencia
sobrevivo á distancia que nos nega
mentres bordeo a fronteira entre dous mundos
sen decidir cal deles pode darme
a calma que me esixo para amarte
sen sufrir pola túa indiferencia
a miña retirada preventiva.



25.7.11

Reincidencia (9)


Escozor.

Mujeres- niña esclavas del padre,
no pueden salir de la silueta,
siguen girando en el laberinto
con luz de un candil de estupor.

Mujeres- mujeres colgadas del padre,
no encuentran la salida,
tantean su noche con un cayado,
adoradoras ante sagrarios esquivos.

Madres- niña presas de amor al padre,
no saben el misterio de su demanda
de su devoción prisionera,
manos tendidas al silencioso vacío.

Mujeres descalzas en el rellano
de una escalera imposible,
ahora suben, ahora bajan,
escozor del recuerdo.

La niñez sentada a horcajadas
sobre el caballo de la vida
que salta –ay- el obstáculo
de la propia vida.


24.7.11

Gilbert Garcin.


Como un prestidigitador se presenta Gilbert Garcin (La Ciotat, Francia 1929), aunque se podría definir mejor como un psicoanalista-prestidigitador. En sus fotografías construye un mundo fingido a partir de trucos y montajes, sin embargo en lugar de apoyarse en el espectáculo pretende descubrir por medio del  ensueño las trampas que contiene la existencia. Y como artista es joven: comenzó hace 10 años, al jubilarse como vendedor de lámparas. Acaso por ello sus imágenes se inspiran en el cine primitivo, pero Garcin es sobre todo un surrealista, se acerca más a la magia onírica y melancólica de un Méliès y  basa su proceso creador en la construcción manual de pequeñas escenografías, después se fotografía a sí mismo en una pose escogida, uniendo luego ambos elementos y elaborando con ello la obra. Creador vigoroso, artesano e  ilusionista, que escribe una suerte de "biografía ficticia" a través de unas obras fotográficas que son al mismo tiempo un tratado poético y nada solemne sobre la condición humana. "Comenzar a los 65 años tiene muchas  desventajas, y una sola ventaja: la experiencia vivida", comenta el artista.

Galeria Hartmann




23.7.11

Habilidades, final.


Quería hablaros sobre estas habilidades  hace mucho tiempo pero, qué cosas, como soy un tipo pudoroso en extremo no me decidía, he ido demorando esta confesión. 

Qué casualidad, lo cuento precisamente en el momento en que algo ha cambiado. 

Sí, ayer, Ana me invitó a cenar en su casa. No la conocía –su casa-, no me había invitado antes. Cenamos y a los postres, para impresionarla, pedí permiso para desarrollar mis hábitos equilibristas. Lo obtuve. Realicé mi ejercicio sobre el tendedero de la cocina. Quizás había agua, quizás había tomado tres cubalibres, me resbalé y caí desde una altura de metro y medio, me rompí los dos brazos. Escribo ahora con la lengua. Se nota ¿no? 

Creo que me estoy haciendo viejo.

22.7.11

Más sobre mis habilidades

El show que ayer les conté me ha dado gran prestigio como animador equilibrista cultural, me ha permitido conocer a diferentes tipos de personas y personajes, de codearme con otros artistas de renombre, con profesores de universidad, inventores, escritores de los que escriben, poetas, gentes de buen vivir, saltimbanquis, escayolistas, libreros, delineantes proyectistas, abogados, odontólogos, protésicos, protestantes, un cristiano practicante, damas del mal vivir y buen ver, un obispo, caballeros sin caballo, una larga lista de individuos de la farándula, titiriteros, analfabetos, jugadores de parchís, ajedrecistas, una señora que repasa medias en un portal, castañeros y creo que me dejo algunos invitados.
Esta habilidad se ha convertido en mi tercera profesión. (**)
 (**) Aunque, la verdad, no sé si esto es una habilidad o una deformación de mis años en el circo Americano.





21.7.11

Habilidades


No he contado aquí todas mis debilidades, tampoco algunas de mis habilidades.
Muchas son interesantes. Por ejemplo, cuando me invitan por primera vez a alguna casa –una cena, sarao, una reunión de amigos- suelo pedir permiso para, en algún momento del acto social, ponerme cabeza abajo. En un ejercicio entre el circo y lo deportivo, sosteniéndome sobre los brazos y la cabeza me planto con los piernas hacia el cielo sobre la alfombra del salón, un brazo del sofá, la mesa del comedor o el borde del balcón. Los invitados suelen sorprenderse, murmuran, los más espontáneos aplauden, algunos posiblemente critican, los anfitriones se ajustan el cuello de la camisa, todos respiran aliviados cuando me pongo en pie, sano y salvo (*). Acto seguido, aún con la cara roja, congestionado por el esfuerzo me dirijo a ellos y recito poemas de Gamoneda, canto cosas de Serrat, les invito a conversar sobre Alejandra Pizarnik, Djuna Barnes o Leopoldo María Panero. Una vez pasada la sorpresa inicial, algunos acceden, charlamos y la reunión se convierte así en un acto trascendente. Más o menos.
Mañana cuento más. 

 (*)Debo decir en mi honor que jamás me he caído. Esto a pesar de realizar estas artes muchas veces después de una abundante ingestión de vino, espumosos, licores variados o combinados de ron con coca-cola.

20.7.11

Descanso.



Estoy cansado. Julio va, este mes digo, no Cortázar que también va, el mes que  dejará a algunos a las puertas de las vacaciones de verano. Y es que aquí es verano. Hay otros aquí en los que es invierno. Todo es tan relativo. Por ejemplo en relación a mis vacaciones, si el tiempo, mi salud física y mental, la económica, si la autoridad competente lo permite el día 31 viajaré a Budapest, de ahí a Viena, de ahí a Praga y vuelta a Bilbao para después seguir hasta el fin de la tierra, es decir Finisterre, es decir Galicia (si me quedan €).


 Vale, lo comprendo,  también usted está cansado, no sabe si irá a alguna parte, en su aquí hace un frío terrible, ni siquiera sabe donde empieza la tierra, todos los caminos conducen a Roma que es precisamente donde ayer estaba Andrea mientras sigo con un dedo paternalista su trayectoria por los mapas, las rayas amarillas son autopistas, las verdes caminos, las líneas de puntos indican intermitencia, es decir estar y no estar que, aunque sea un contrasentido, es donde estoy ahora mismo, esperando, cansado, con ganas de trazar una raya en el suelo, un círculo, saltar dentro y pensar, soñar, imaginar, sentir, reinventar la vida, la alegría, el deseo, las ganas de ser, sobre todo descansar mirando pasar las nubes, no sé si tendré tiempo. 

De toda esta experiencia de agosto escribirla, abandonar los textos con amores imposibles y empezar otra etapa, con fantasía y mentiras, con humor y cariño, algo nuevo. Intentarlo, siempre intentarlo. 

Pues eso, que al igual que usted estoy con necesidad de irme de vacaciones.

Quizás coincidamos en algún lugar.

(Creo que he mezclado mi aquí con lo de la página. No es lo mismo. A veces no sé separarlo. O sí. Yo qué sé)



Traductor

Se quedaron

Lo que hay.

Algunas ilustraciones, fotografías, dibujos, etc, que acompañan a los textos han sido
tomadas de internet y puede que no conste su autor.
Si algún propietario no desea que figuren en este blog, me lo comunica y las retiro.

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com

counter to blogger