24.5.13

Burgos


10ª etapa, ya he llegado a Burgos, la tercera parte del Camino.
Antes de Galicia me esperan la meseta castellana y los páramos leoneses.
Voy con ánimo, nada cansado fisicamente.
Sigo.
Os recuerdo.

22.5.13

Santo Domingo de la Calzada


En mi 8ª etapa he llegado a Santo Domingo de la Calzada.
Llevo caminados unos 215 Kms, me quedan 560.
Está siendo una experiencia extraordinaria, dura en lo físico, con muy mal tiempo, caminos embarrados, etc, pero con tanto ánimo que puedo con todo.
Con el móvil me es muy difícil actualizar la página pero a la vuelta lo contaré.
Os añoro.
Un abrazo para todos.



14.5.13

Peregrino.

No hará casa el que ahora no la tiene,
el que ahora está solo lo estará siempre,
velará, leerá, escribirá, largas cartas
y deambulará por las alamedas,
inquieto como el rodar de las hojas.

Rilke



Como te diría, en realidad New York es parecido a Bilbao, no muy diferente. Cierto que tiene las casas más altas, que las calles son más largas y  los bares más caros, que hay muchísima gente, con músicos callejeros, rascacielos, coches y coches, taxis amarillos, hay más museos, más de casi todo pero, en esencia, aunque la gente habla raro y hay muchos colores, son iguales o muy parecidos a nosotros *, comen, duermen, sueñan, aman, odian, hacen el amor, discuten, anhelan, crecen y mueren.

Allí, entre tantísimas personas, uno más, pequeño pero único, lo pensé, algo debo hacer, algo debo cambiar para seguir siendo.  

No es nada original esto de querer recomenzar, de insistir, de buscar un camino, de estar sorprendido de estar.
Porque, sin embargo, se mueve.
Aún.
Por eso, por tantas cosas que apenas intuyo, salgo.
Con miedo, lo reconozco. **

Necesito saber muchas cosas de mí mismo, no esas  en las que siempre gano, las que el día a día me oculta, las que la rutina, la comodidad, la máscara, las habilidades sociales, el saber hacer, me cambian como un hábil ventajista.
Me engaño, sin mérito.
Quiero encontrar tantas cosas que llevo dentro y que he olvidado.
Es el tiempo, ahora, salgo, solo, llegaré hasta donde llegue.
Hasta ahora no he tenido ocasión de disponer de un tiempo prolongado para intentar algo así, quiero aprovecharlo.
No hay demasiadas oportunidades de cambio, o quizás sí, las desconozco, esto es lo que se me ha ocurrido, lo más cercano a mis posibilidades.
Ya sé que podría irme al África profunda, a las selvas del Orinoco, subir a un 8.000 o bajar a simas sin fondo, ya, doy para lo que doy.
Quizás cuando sea mayor lo intente.

Ahora, con ilusión, con fuerza, consciente de que no soy el que era, orgulloso de ser el que soy, con la humildad del peregrino, paso a paso, quiero caminar hasta llegar.
Solo.  

 Comienzo el Camino de Santiago.***


  

*Bueno, según qué nosotros. 

** ¿Dónde está el que mentía?

*** Desde Saint-Jean-Pied-de-Port


13.5.13

Camino de Santiago.



Un tiempo
que cabe aquí, no allí.
(Concha García)






Por caminos que no, que sí, era sexo, ahora lo sé, como un romero por el camino de Santiago, con la concha peregrina y la calabaza con agua del Jordán, durmiendo en albergues de monjes oscuros, en casas de gentes de bien, en pajares de conventos con hermanas de tocas alborotadas, en hospederías cuando hay reales, comiendo pan y tocino, rezando ángelus en horas intempestivas, con relojes de viento y sombra, con la devoción ermitaña en cada pelo de la barba, con el olor del cuerpo de ella en mis dedos que acarician el tronco de los manzanos, los bancos de piedra, la correa de las sandalias polvorientas, besando los gallos que vigilan las cruces de los caminos, vadeando ríos por donde el agua cubre el ombligo, recostado bajo los arcos de las plazas mayores, allí donde se mezclan los olores de las tahonas con la humedad de las baldosas de tabernas oscuras, con parroquianos cantando himnos a vírgenes remotas, lugareños de nariz roja y albarcas embarradas que juegan a los naipes, labradores atribulados por la sequía, en la puerta mujeres pintadas enseñando los senos sin vergüenza, gestos ordinarios, falsos pendientes de oro como reclamo, zafias palabras de calabazas e higos, de frutas prohibidas, de coitos a un real, ancianos encorvados que las miran, titiriteros con ceñidas camisas, gorros de colores y cascabeles, era sexo, lo sé, aunque la amaba, me gustaba su cuerpo delgado, sus nalgas duras bajo el camisón cuando atravesábamos la noche y llovía, no había estrellas y la música de nuestros muslos detenía este mundo que ahora termina en Compostela, paisajes sucesivos, ora trigales ondulando, ora monotonía de la vid, ora campos verdes, pinares y choperas, hierbas secas para lechos de siesta bajo los robles, romeros italianos, alemanes, franceses chapurreando que ellos también van, que cumplirán sus votos, que este es su camino de redención, que se encuentran en las madrugadas de escarcha con conejos que huyen por los rastrojos, zorros en los gallineros de pueblos de adobe, con plegarias y gemidos saliendo de las espadañas de torres presentidas entre la niebla, el camino está lleno de misterios y un pastor blasfema entre el rebaño de ovejas atemorizadas por un mastín peludo, que pienso en beber de una bota con la lengua recogiendo cada gota, la misma lengua que recorría la espalda de ella, el hueco entre sus piernas torcidas, sus pezones pardos y jugosos, los lugares que eran míos y besaba con devoción y suspiros, la curva de sus caderas, regocijo de posturas que inventábamos, que se arrodillaba y las nubes formaban dragones, conejos gigantes y blancos, que entraba en su cuerpo como a un pozo de sombras y al fondo me esperaba su mirada adolescente, aquella mirada que perdimos en la plaza y que me hizo olvidar a otras mujeres de carnes tersas, gritos y temblores compartidos en fiebres de deseo, alboroto de sábanas, camas en la pleamar que parecíamos volatineros y por eso sigo este camino que a veces es un lodazal, rodadas de carros, burros salpicando con sus pezuñas, aullidos de lobos en las sierras, apoyado en un pilar, con la brisa que despeja los dolores ahora que el camino se bifurca y a un lado se adivina la catedral y al otro la puerta del infierno, patios atestados de míseros caminantes con los pies hinchados, pulmones que silban, llagas en las piernas polvorientas, toses, sabañones en las orejas, olor a sudor, una niña que mira al cielo y reza, hambre en esta villa al final del camino, llena de la paradoja de olores a caldo de berzas, morcilla y perejil, guisos en pucheros, frituras, parrillas con chuletas de cordero, ajo y vinagre, vino en barricas, me cubro la cabeza y a mi lado pasa una mujer preñada, un ciego guiado por un mozalbete desgreñado, un dentista con un mandil encarnado y unas tenazas en la mano, era sexo, tal vez, no se lo preguntaré a nadie, que ahora llegan orgullosos mendigos que miran a los comerciantes avaros, un carnero que escapa entre los puestos de baratijas, un toro que muge amarrado a un madero, una compañía de soldados con gorros rojos y banderolas, tambores y un capitán a caballo y en ese callejón fue, ahí me detuvieron, que no fui yo, ay dolor, que la amaba, que enloquecí quizás, que no gritó, que se quedó entre mis brazos, que no pude soportar que fuera de otro, quise parar la sangre con sus largas faldas, que huí llorando, que alguien me ha delatado, que después de tanto viaje no llegaré a la Puerta, que al fondo se ven las torres, que el santo ya no me perdonará, que no pude soportar su desamor, ella al principio de este camino ¿qué será de mi?.
Fin



12.5.13

Obrero del post.


Ya ves qué tontería,me gusta escribir tu nombre,llenar papeles con tu nombre,llenar el aire con tu nombre;decir a los niños tu nombre escribir a mi padre muerto y contarle que te llamas así.Me creo que siempre que lo digo me oyes.Me creo que da buena suerte:Voy por las calles tan contenta y no llevo encima nada más que tu nombre

(
Gloria Fuertes )

Me he convertido en un obrero del post. He agotado los temas, me siento vacío de ideas. Trato de encontrar alguna idea original y no me viene ninguna a la cabeza. Por otra parte como mi vida es metódica, rutinaria, gris, no encuentro anécdotas dignas de contar. Apenas viajo, no tengo amigos, ni novia, vivo solo, no conozco a mis vecinos y mi carácter tímido me dificulta conseguir nuevas amistades. La música no me gusta, ni los deportes, ni la televisión. Voy al cine y leo, eso sí, son mis aficiones, las únicas. Y espiar a Monique.

A las noches, escondido detrás de las persianas, con todas las luces apagadas, me dedico a mirar a mi vecina de enfrente, al otro lado del patio. Vive sola, aunque a veces viene a visitarla un chico moreno con cara de aborigen australiano. Digo visitarla por emplear un término amable, son encuentros excitantes, de alta temperatura. Mirarla se ha convertido en mi única distracción. La veo cuando llega a su casa y va dejando su ropa esparcida por acá y por allá, la falda sobre una silla, la blusa en el sofá, habla por teléfono, fuma, se agacha, se mira en un espejo con su mínima ropa interior, deben ser incómodos esos tangas.

No sé cómo se llama, la llamo Monique porque me recuerda a la guapa protagonista de una película francesa que vi el año pasado. Me excita, nunca he visto a una mujer desnuda, quiero decir que nunca he estado con una mujer desnuda, bueno sí, con prostitutas, pero no es lo mismo, me refiero sin pagar. Además ya apenas voy a esos bares, se ríen de mí, debe ser mi aspecto de chico serio, o las gafas, que tengo las orejas un poco separadas, que apenas hablo, lo paso mal, son descaradas. Monique en cambio es dulce, o lo parece, fuma demasiado, eso sí, pero es ordenada, bueno, no demasiado, tiene el piso con cierto desbarajuste, pero se ducha, mucho, es muy limpia, se seca el cuerpo con lentitud, se da cremas en las piernas, se cuida, me gusta mirarla, sobre todo cuando se acaricia, lo hace a conciencia, lentamente, mirándose en un espejo. ¿Sabrá que la espío? Es la mujer de mi vida.

Esta mañana decidí seguirla para saber dónde va, donde trabaja, qué hace. Me gusta mirarla, como camina, sus caderas moviéndose con energía. ¿Me decidiré a abordarla? ¿Qué le digo? Habla por el móvil, animada. ¿Dónde irá por estos barrios? Un hombre me para. Eh, ¿estás siguiendo a mi novia?. Y me pone la mano en el pecho. Trato de zafarme pero el individuo es corpulento y tiene mala cara, de australiano. Aparece Monique. Sí, este es el zumbado que te dije, me viene siguiendo desde casa. Nadie se para a mirar, el energúmeno me empuja. Bah, tío mierda, no tienes ni media ostia. Ten cuidado. Y se van los dos, abrazados, riendo. Allí me quedo, humillado, nervioso, mirando al suelo.

Pero ahora, de noche, detrás de las persianas sé que Monique sabe que estoy aquí, que esos gestos de placer cuando ese bestia australiano tan poco delicado estruja sus pechos, besa sus hombros, acaricia sus muslos, mete la cabeza entre sus piernas, son para que los vea, que esos gritos de gozo cuando ese bruto penetra en su cuerpo son para que los escuche, que esas posturas de entrega, esa sumisión, ese quejido de placer me los está dedicando la muy golfa. Pero, la verdad, como mi vida es tan rutinaria no creo que estas cosas sean como para ponerlas en un post. Bueno, ya se me ocurrirá algo.
(Fotografías de Merry Alpern)



Pero el yo, cualquiera que sea su edad, está sujeto a las consabidas leyes de la óptica. Por periféricos que seamos en la vida de otros, cada uno de nosotros es siempre un punto central alrededor del cual gira el mundo entero en radiante perspectiva.” (Alison Lurie).

10.5.13

Then, now, but ever she


Then, now, but ever she from Enrique Rey on Vimeo.

Purgatorio.



(En un escenario blanco, dos personas hablan)

Lo mío fue de viejo, de puro viejo, tenía 87 años y muchos achaques, fume mucho   de joven, ya sabe, después de la guerra y eso.

¿De dónde es usted?

Alemán, de Múnich.

Qué curioso, le entiendo perfectamente y nunca he sabido hablar en alemán.

Si, es sorprendente. Y usted ¿cómo ha llegado aquí?

Viajaba a New York por negocios y el avión se estrelló a la altura de Canadá, no hubo supervivientes.

Disculpe, aquel ángel de la túnica verde nos indica que debemos guardar la fila.

Ah, vale, la burocracia celestial.

¿Me puede decir que pone en el letrero sobre la puerta? Me deje las gafas en la mesilla de noche, con las prisas de la muerte, la luz blanca y eso las olvidé.

Purgatorio, creo, yo tampoco veo bien de lejos.

Lo sabía, tanto pecar, tanto pecar. Bueno , encantado, ya nos veremos por aquí.

Lo mismo digo, un placer.

Auf Wiedersehen.

Agur.

Y en ese momento llego un Jumbo de almas chinas y nos separamos definitivamente




9.5.13

En Connecticut



Connecticut es uno de los 50 estados de los Estados Unidos, localizado en la región de Nueva Inglaterra. Es el tercer estado más pequeño en extensión territorial de los EE. UU., solamente Delaware y Rhode Island son menores. Sin embargo, con sus 3.405.565 habitantes es el cuarto estado más densamente poblado del país.
Su principal fuente de ingresos es la prestación de servicios financieros e inmobiliarios. La capital del estado, Hartford, es conocida nacionalmente como Insurance City (La Ciudad de los Seguros), a causa de la gran cantidad de compañías de seguros que están ubicadas en la ciudad.
Fue una de las Trece Colonias originalmente colonizadas por el Reino Unido. La colonia de Connecticut fue la primera subdivisión localizada en lo que es actualmente Estados Unidos de América en poseer una Constitución escrita, llamada Fundamental Orders(Mandatos Fundamentales), o First Orders (Primeras Órdenes), adoptada el 14 de enero de 1639. Esta Constitución colonial serviría de base para la formación de la Constitución estadounidense. Los oficiales de Connecticut tuvieron un papel esencial en la aprobación del "Gran Compromiso" realizado en la Convención Constitucional de 1787, que dio al Congreso de los Estados Unidossu forma actual. A causa de estos eventos, el estado es apodado como The Constitution State (El Estado de la Constitución), y el Gran Compromiso de 1787 pasó a ser conocido nacionalmente como Compromiso de Connecticut. El 9 de enero de 1788 se convirtió en el quinto estado estadounidense.
El origen del nombre "Connecticut" proviene de la palabra india Quinnehtujqut, que significa "Lugar del Río Largo". Los primeroseuropeos en instalarse de forma permanente en la región fueron puritanos ingleses, venidos de Massachusetts, en 1633The Nutmeg State es otro apodo popular y los habitantes de este estado son conocidos nacionalmente como un "nutmegger". (Wikipedia)









Cuadros para una exposición


















La Biblioteca Pública de Manhattan celebra 'Poeta en Nueva York'


poeta_en_nueva_york
La Biblioteca Pública de Manhattan (Nueva York) acoge la exposición Back Tomorrow: A Poet in New York. Federico García Lorca, proyecto en el que se muestra por primera vez el manuscrito de Poeta en Nueva York, compuesto por 96 páginas e ilustrado con dibujos que Lorca realizó durante su estancia en la ciudad estadounidense.
También se exponen cartas del poeta a su familia y amigos de Estados Unidos y Cuba, manuscritos vinculados a la obra central de la muestra –algunos desconocidos hasta ahora–, documentación gráfica y efectos personales.
A la inauguración de la exposición acudieron, entre otras autoridades, el cónsul general de España en Nueva York, Juan Ramón Martínez Salazar, la presidenta de Acción Cultural Española (AC/E), María Teresa Lizaranzazu, y la presidenta de la Fundación Federico García Lorca, Laura García Lorca; además de personalidades del panorama cultural de la ciudad, como Paul Auster, Águeda Sanfiz o Cris Gabarrón.
En julio de 1936, Lorca llevó el manuscrito de Poeta en Nueva York a la editorial del escritor José Bergamín, pero no encontró a su amigo en el despacho, de manera que le dejó sus poemas sobre la mesa con una nota que decía "Volveré mañana" (Back tomorrow). Unos días después estalló la Guerra Civil y apenas un mes más tarde el poeta fue asesinado. El manuscrito se perdió hasta que en 1999 fue recuperado y adquirido posteriormente por la Fundación Federico García Lorca. No obstante, los poemas se publicaron en 1940, cambiando para siempre el panorama literario tanto en España como en América.  
En la Mid-Manhattan Library
Se ha querido homenajear a Lorca y a su afamado Poeta en Nueva York mediante todo un ciclo de más de treinta actividades bajo el título: Lorca in New York: A Celebration. Lecturas, conferencias, representaciones y conciertos, giran en torno a un acto principal: esta exposición de 60 piezas en el edificio Stephen A. Schwarzman de la Biblioteca Pública de Manhattan. Un gran despliegue de manuscritos, dibujos y objetos personales en una pequeña sala de exposiciones. Entre paneles irregulares de un rojo brillante y superficies cubiertas de vitrinas se expone por primera vez el manuscrito y se celebra la breve pero fructífera etapa del escritor en la ciudad entre los años 1929 y 1930.
lorca_volvere_maana
Los comisarios, Christopher Maurer y Andrés Soria Olmedo, desearon una lectura azarosa de la muestra y expusieron a los asistentes su parecer sobre la selección y disposición de las piezas. "Lorca fue feliz en Nueva York –afirmó Andrés Soria Olmedo–, ya que logró una distancia física y emocional de su Granada natal, disfrutó del anonimato y se encontró con una diversidad de la que se enriqueció sobremanera"

Lorca en EE.UU.
En los últimos años se han venido celebrando con cierta regularidad actos que conmemoran la obra de García Lorca en la ciudad de los rascacielos. Así cabe destacar, entre otros muchos, las representaciones teatrales de Repertorio Español, la notable obra de BroadwayWearing Lorca´s Bowtie, las lecturas de sus poemas durante el Festival Flamenco de 2012 o la coreografiada versión de los mismos en Lorca In NY de Mirabelle Ordinaire.
Nos quedamos con las palabras de Chistopher Maurer, también comisario de la muestra, acerca de la "absoluta vigencia" de la obra del poeta porque "para los que no somos de Nueva York aún podemos ver Nueva York a través de los ojos de García Lorca".
Esta muestra ha sido organizada por Acción Cultural Española (AC/E), The New York Public Library y la Fundación Federico García Lorca.
La trascendencia de una obra
El poemario que Federico García Lorca escribió entre 1929 y 1930 durante su estancia en Nueva York, Vermont y La Habana, es de una extraordinaria trascendencia para la poesía universal por su modernidad y la forma en la que aúna la crítica más desgarradora y el lirismo de quien echa en falta unas raíces más humanas para la sociedad contemporánea, todo ello bajo formas surrealistas.
Manhattan (Nueva York). Back Tomorrow: A Poet in New York. Federico García Lorca. Edificio Stephen A. Schwarzman. The New York Public Library.



8.5.13

Calles y sueños


Jontxo


Las 12


Las 12 con corbata.


Jazz


Union Square



Washington Square


Atasco desde mi ventana


Colombus Circus


En Koreantwon

Calles y sueños

La aurora

La aurora de Nueva York tiene 
cuatro columnas de cieno 
y un huracán de negras palomas
que chapotean en las aguas podridas.

La aurora de Nueva York gime 
por las inmensas escaleras 
buscando entre las aristas 
nardos de angustia dibujada. 

La aurora llega y nadie la recibe en su boca 
porque allí no hay mañana ni esperanza posible. 
A veces las monedas en enjambres furiosos 
taladran y devoran abandonados niños. 

Los primeros que salen comprenden con sus huesos 
que no habrá paraísos ni amores deshojados; 
saben que van al cieno de números y leyes, 
a los juegos sin arte, a sudores sin fruto. 

La luz es sepultada por cadenas y ruidos 
en impúdico reto de ciencia sin raíces. 
Por los barrios hay gentes que vacilan insomnes
como recién salidas de un naufragio de sangre. 




Tell your story pass it on

New York, demasiado poco tiempo para una ciudad tan grande.
Sólo se aburren los aburridos, leí en el metro, es cierto.

El primer día me senté en Unión Square y quise escribir sobre lo que veía, un empeño inútil, cuando se ve el mundo entero es difícil saber por dónde empezar.
Por eso ese día y los siguientes no escribí ni una línea, ¿para qué?, no podía además, no tenía tiempo, he estado demasiado ocupado con personas, Manhattan arriba y abajo, por  Brooklyn,  taxis amarillos  y calles poco iluminadas, gente, gente, gente, somos tantos, somos.

En estos días he leído muchas cosas, letreros que no entendía y rótulos que anunciaban esto y aquello, folletos de museos, prevenciones de robos del alma, poemas de las calles.
Las hamburguesas no saben leer, quizás tampoco sentir, en estos días he tenido tiempo para (casi) todo, también he comido hamburguesas.
Y (me) he sentido.
Tanto
Tanto.

Sobre todo he estado con personas, he escuchado sus ilusiones, sus sueños, sus miedos, sus mentiras y sus verdades.
Cuando me hablan rápido no entiendo demasiado bien.
Pero traigo el alma llena.

Escribo atropellado, el tiempo se estanca en mi disritmia circadiana (jet lag que le dicen) y me duermo.
Os dejo estas fotos y mi cariño.

Estoy preparando el siguiente viaje (este andando)
Os contaré.




Un invidente sonriente


Munich

Edificio Dakota

Wshington Square



Desde un taxi


Desde mi ventana


Árbol florido en Harlem.


Subway


Señor chino mirándome con mala cara


Poster

Poeta en Nueva York


Panorama ciego de Nueva York

Si no son los pájaros
cubiertos de ceniza,
si no son los gemidos que golpean las ventanas de la boda,
serán las delicadas criaturas del aire
que manan la sangre nueva por la oscuridad inextinguible.
Pero no, no son los pájaros,
porque los pájaros están a punto de ser bueyes;
pueden ser rocas blancas con la ayuda de la luna
y son siempre muchachos heridos
antes de que los jueces levanten la tela.
Todos comprenden el dolor que se relaciona con la muerte,
pero el verdadero dolor no está presente en el espíritu.
No está en el aire ni en nuestra vida,
ni en estas terrazas llenas de humo.
El verdadero dolor que mantiene despiertas las cosas
es una pequeña quemadura infinita
en los ojos inocentes de los otros sistemas.

Un traje abandonado pesa tanto en los hombros
que muchas veces el cielo los agrupa en ásperas manadas.
Y las que mueren de parto saben en la última hora
que todo rumor será piedra y toda huella latido.
Nosotros ignoramos que el pensamiento tiene arrabales
donde el filósofo es devorado por los chinos y las orugas.
Y algunos niños idiotas han encontrado por las cocinas
pequeñas golondrinas con muletas
que sabían pronunciar la palabra amor.

No, no son los pájaros.
No es un pájaro el que expresa la turbia fiebre de laguna,
ni el ansia de asesinato que nos oprime cada momento,
ni el metálico rumor de suicidio que nos anima cada madrugada,
Es una cápsula de aire donde nos duele todo el mundo,
es un pequeño espacio vivo al loco unisón de la luz,
es una escala indefinible donde las nubes y rosas olvidan
el griterío chino que bulle por el desembarcadero de la sangre.
Yo muchas veces me he perdido
para buscar la quemadura que mantiene despiertas las cosas
y sólo he encontrado marineros echados sobre las barandillas
y pequeñas criaturas del cielo enterradas bajo la nieve.
Pero el verdadero dolor estaba en otras plazas
donde los peces cristalizados agonizaban dentro de los troncos;
plazas del cielo extraño para las antiguas estatuas ilesas
y para la tierna intimidad de los volcanes.
No hay dolor en la voz. Sólo existen los dientes,
pero dientes que callarán aislados por el raso negro.
No hay dolor en la voz. Aquí sólo existe la Tierra.
La Tierra con sus puertas de siempre
que llevan al rubor de los frutos.





Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007