Glup 2.0

 photo pru_zps6q1y7vh3.jpg



31.8.15

Comparado con qué.




Debo decir que no lo sé, se me da muy mal comparar la desesperación o qué corazón está más desnudo, la sinuosidad de un gato, la amarilla intensidad de la coreopsis, la duración de una tarde de verano, aquí anochece antes pero antes es solo una forma de verlo, como la realidad, nuestra realidad,  nena, que no me asomo a menudo por el vértigo, por ese miedo a despeñarme monte Taigeto abajo, el alma incendiada pero no solo, arden los árboles, los edificios el mundo que fabricamos entre coordenadas desconocidas, ya ves, esta es solo una versión del mito, de la distancia de agosto que hoy mismo termina y sí, ha sido raro. que no cunda el pánico, buscaremos soluciones.


30.8.15

Puesta de sol en Finisterre.

10 fotos para descubrir la puesta de sol más bonita del mundo, en Fisterra.

Muchas son las razones para considerar, sino la más bonita, una de las mejores puestas de sol en el Cabo de Fisterra (Finisterre).

Por su magnetismo, por legendario, por su belleza natural, por verdesaparecer el sol bajo el mar, por la posibilidad de ver el rayo verde,  por recibir diariamente cientos de peregrinos y visitantes que crean un ambiente sin igual, por su importancia histórica (los romanos y otras culturas anteriores y posteriores creían que era el fin del mundo)… y por otras muchas razones, podemos hacer esta afirmación.
Podríamos describir una a una las razones, dar mil y una opinión, pero creemos que en muchas ocasiones una foto vale más que mil palabras.

Y nosotros te damos 10!!!

Por ello os animamos a descubrir la Costa da Morte en la provincia de A Coruña, y si es posible, además de conocer el pueblo marinero de Fisterra, acercarse a su faro y cabo, justo para disfrutar de la puesta de sol.

Pájaro en mano (y ciento volando).


  
Teresa Salgueiro cantaba en el pórtico y desde sus labios se movilizó la ternura, trajo un río con peces luminosos y libélulas verdes que sorteaban los juncos de las orillas. Ahí empezó la cosa.

La vida caminaba sobre zancos amarillos entre geranios y azafrán. La suerte era un caballo trotando sobre una cinta sin fin delante de una sábana donde se proyectaban viejas películas de Hopalong Cassidy en cámara rápida.
Un día disfruté de la hermosura de la traición, tú no sabes querer y la puerta se cerró, me quedé en el quicio, sin apuro, sin tocar en la madera leve, en la aldaba de bronce, en el corazón que corría y justo entonces se puso a llover.

Hice un voto de tinieblas y lo seguí con obstinación. En aquella soledad aprendí, entre otras cosas, que las ecuaciones diferenciales tienen que ver con la evolución de las estrellas y con la meteorología.

Thomas Mann sostenía que el arte es moral cuando despierta la conciencia, así se lo planteé al hada envenenada, aquella que utilizaba una varita mágica estropeada, incapaz de convertirme en príncipe azul, continuidad en los parques y en mi estado de batracio.

Mi primer recuerdo es el de un niño que caminaba de la mano de su tía Marina, bajando por las rampas de Uribitarte los gorriones volaban sobre los almacenes de grano cercanos al puerto.

Mi último recuerdo es este, tú sabes, que la vida es ahora y que como te dije corre y corre sobre zancos amarillos entre geranios y azafrán.

Tanta ambigüedad pretende ser un puente entre el caos literario y el orden que se supone debo tener por mi edad, dignidad y gobierno.

Es decir, lo de siempre.

Quizás soy un refitolero, no lo sé. Escribo sin saber lo que escribo. Luego, un día, me leo y sé. Es un milagro para un agnóstico que hizo los primeros viernes.

Mis abrazos y mi agradecimiento por estar ahí.



"La tarea de ablandar el ladrillo todos los días, la tarea de abrirse paso en la masa pegajosa que se proclama mundo, cada mañana topar con el paralelepípedo de nombre repugnante, con la satisfacción perruna de que todo esté en su sitio, la misma mujer al lado, los mismos zapatos, el mismo sabor de la misma pasta dentífrica, la misma tristeza de las casas de enfrente..." (Julio Cortázar.-."Manual de Instrucciones")



"

29.8.15

Hablar por no callar.



La verdad es que no sé por dónde empezar (empieza por el principio). Estos cambios tan bruscos de paisaje, altura, temperatura, cultura, agricultura, gastronomía, autonomía, coordenadas, empanadas (qué ricas las de Coristanco), etc, etc, etc, me han dejado sentado en el borde de querer y no poder (pues cállate). Digo esto como puedo decir otra cosa, hablar por no callar, querer estar en todos los ajos (y no estar en ninguno). Recuerdo que me fui, no estoy seguro de si he vuelto (aclárate y luego lo intentas, en serio). 

28.8.15

Regreso


Los regresos siempre son duros. Bilbao está en fiestas y pasar de la soledad a la algarabía exige un periodo de descomprensión como en aquella película antigua en la que Gilbert Roland subía demasiado rápido de las profundidades, intentaban curarle con hielo y palabras y algo así necesito, reencontrar las palabras y la cercanía de lo conocido, la voz de los amigos y las calles de siempre, ponerme al día en respuestas y preparar ya el siguiente viaje. Estamos en tránsito, alguien me escribe que está muy mal de salud y sin embargo también dice que es feliz, resignación, disfrutemos este ahora, no hay más. Feliz de haber vuelto, un abrazo para quién lo acepte.

28.08.15



Con esto de la niebla permanente en el fin de la tierra hay conocimientos que no me llegan. Ayer mismo no sabía que Bioy Casares en su juventud vivía en un lujoso edificio de diez pisos con sirvientes, chóferes, secretarias y ayudantes personales, Borges también andaba por ahí como amigo y mentor. Los Bioy eran muy ricos pero las crisis y unos gastos desorbitados hicieron que el bueno de Adolfo pasara sus últimos años al borde de la indigencia. Qué cosas. No acababa ahī mi ignorancia (ayer) tampoco sabía quién era Czeslaw Milosz, ni qué escribió Oakley Hall, ni qué canta Rafael Berrio, ni que placentero es caminar por las marismas al lado de Langosteira entre el olor del mar y los pinos, ni que en casa Velay preparan una merluza a la cazuela que quita el sentido, ni, ni, ni. Hoy que lo sé me miro al espejo y no me noto nada nuevo, pues vaya. No sé lo que aprenderé hoy.


27.8.15

27.08.15



Durante agosto he llenado este blog de fotografías de amaneceres y anocheceres con soles entre nubes. Advierto que he omitido lo de en medio, el día, la noche, las personas, lo que se mueve. Ahora la lluvia azota ahí fuera y no tengo demasiadas ganas de salir a fotografiar rostros o gestos. Dejo estos árboles entre la niebla de la mañana, ahí arriba, junto al faro.




26.8.15

26.08.15


Nena, llueve y llueve y me baño en tu ombligo como un hombre pequeño que busca entrar en ti buscando los atajos y tu miedo a ser invadida, defensora de almenas en castillos imposibles, arponera en la proa de una barcaza que cabecea en este mar en el que nos ahogamos sin remedio, entre olas de ternura que nos zarandean, en la resaca del desafío de la distancia del horizonte, con tiburones blancos que rondan en espera de la fatiga, del desfallecimiento, de la mano sobresaliendo en espera de auxilio, no llegará, desiste, estamos solos, sin islas a la vista ni ballenas golpeando con su cola la superficie del mar oscuro, estamos juntos en un rincón de la paciencia y el recuerdo, prisioneros en cierto modo de la ansiedad de no vernos y basta, digo esto como un sacacorchos, como un desahogo, como un ejercicio absurdo y vacío, ahī fuera aúlla el viento y no es una frase hecha, bah, qué cosas hay que hacer para cambiar el sentido del destierro, la comprensión de lo que no hay. Hagan juego señoras y señores, apuesta rojo y par, nena, el verano se acaba, sin remedio y el invierno es muy largo. Paciencia.

25.8.15

25.08.15


No conocía a David (Bowie). Sí he escuchado sus canciones pero no sería capaz de distinguir su voz más allá de Space Oddity o de Changes. Por casualidad me lo crucé una vez por Meatpacking. "Ese es Bowie" me dijeron. Pues muy bien. Es un cambio, durante un tiempo solo me he cruzado con las cabras alrededor del faro, pastando contra el viento, ajenas a las caravanas de alemanes que buscan la emoción de dormir en un paraje simbólico. Buscar el mito, volver a los orígenes, encontrarse en lo intimo, ahí estamos. Llueve, hoy también llueve, veo llegar a peregrinos con sus ponchos calados, "¿el albergue?" Y resulta que hay cien albergues, el negocio del Camino, de su fin. Es lo peor, llegar, adiós la emoción de la búsqueda, del descubrimiento cotidiano, de la amistad, de las confidencias, del cansancio, de caminar para llegar quién sabe dónde. Esto está agotado, el sábado me voy, vuelvo, no se si el termino es correcto, vuelvo, quizás es mejor sigo, el sábado sigo. Mientras tanto aquí estamos, un placer.


23.8.15

23.08.15


Esta mañana he subido aún mas arriba de donde suelo. Era un presentimiento pero ya está, ahora lo sé, tengo las pruebas. Para dejarlo claro he tomado esta fotografía: el cabo Finisterre al amanecer, el faro y detrás el horizonte. Pues bien, ahí termina la tierra conocida. Justo en esa raya entre el azul del mar, el tono rosado y el azul más tenue del cielo. En ese lugar las aguas se precipitan a un abismo cósmico, con seres mitológicos, dragones, tortugas siderales y bichos parecidos que se beben las aguas. Claro, por eso esta es la Costa da Morte, los pocos barcos que se aventuran por ese confín, zas, al llegar al horizonte caen a la nada, al caos de la inexistencia. Me imaginaba que tenía que ser algo de ese tipo. Tantos días subiendo y no me enteraba, solo había que trepar un poco mas para darse cuenta. Queda claro ¿no? Galileos a mí...

22.8.15

22.08.15


Nena, recuerdo aquellos pasatiempos que consistían en unir números con trazos rectos, del uno al dos, del dos al tres y así sucesivamente. Al llegar al ultimo se había formado un mosquito, un oso, el palacio de Versalles o humo. En realidad, si lo piensas, es algo parecido a la vida.

Pues sí, así iba, de numero a numero, con trazos rectos, aun sin saber qué imagen o figura se
estaba formando. 

Hasta que te conocí. 

Entonces los números se convirtieron en símbolos, en logaritmos, en formulas químicas y todo cambio. Estoy en un ahora hirviendo en el que el final está detrás de una cortina mientras doy vueltas a tu alrededor como un satélite orbital, alterno tu cara brillante y la oscura y por ahí está el infinito.

Lo pensaba esta mañana cuando bajaba del faro. He sentido un zumbido en el oído izquierdo y me he despertado en una cama con sabanas blancas y caras mirándome con preocupación. Creo que seguiré tumbado un rato más, siento las piernas, puedo mover las manos y la próxima visita es a las doce.

Mientras te pensaré, no sé si estoy colgado de un numero o de una ecuación.

21.8.15

21.08.15


Agosto es un mes de contraste en el que los del norte van al sur y los del este al oeste. Una pura contradicción, los que pasan calor quieren tener frío y allí donde llueve ansían sol. No estamos a gusto con nada, en realidad no somos nada, hay gente que muere tirándose de un puente, delante de un toro, ahogada en una playa, estampando su coche contra una pared de granito. Mes de fiestas patronales, de celebraciones, de alegría, de familias riendo o llorando, de mirar las estrellas, de intentar un cambio para que no cambie nada y aquí andamos del coro al caño y del caño al coro, tachando días en el calendario zaragozano, subiendo al faro ya que no podemos subir a otro lugar más alto, colaborando en este blog o en FB, un revoltijo donde es igual dejar una boñiga de vaca o un cáliz. Te estoy amando locamente.

20.8.15

20.08.15


Es lo que tiene tratar con amigas psiquiatras. Entré a su consulta, decidido, desenfadado y las dos, al unísono, diagnosticaron "neurótico obsesivo". Pero, ¿tanto se me notaba?, eso ¿se lleva en la cara? El caso es que aquellas dos eran las mejores amigas de mi amiga de entonces y, ya sabes, todo se contagia, que empecé a interesarme por esos temas de la mente y el carácter y las chifladuras varias y sí, era ¿soy? neurótico obsesivo. No es cuestión ahora de empezar a explicar aquí los síntomas ni las consecuencias, ni si hay que curarlo o viene de serie, si se contagia o quizás es bueno, yo qué sé, hay cosas peores, perverso polimorfo, por ejemplo, o filatélico. 

Siguiendo con el tema, resulta que una de las características de ser/estar de esa manera es que te ves desde fuera, desde arriba. Es decir tú estas sentado en un sofá hablando con Pepi (por ejemplo) y mientras hablas, miras a los ojos a tu acompañante y haces manitas, a la vez, como subido a un balcón, a un andamio o a una escalera de mano, te ves. O sea, estás abajo y arriba, eres actor y espectador. Ya, es difícil de explicar y de entender, pero es así.

Me gustaría seguir con el tema pero esto del no wifi es para llorar.

Me da una rabia...

En fin, si hay algún médico en la sala que aporte su opinión.

Se gratificará.


19.8.15

19.08.15


Sobre lo diverso, la armonía o el estruendo. Sabes que te amo aunque la distancia y la etnia. Sabes que tu pelo rubio no se entendería en mi tribu. Sabes que hundirían tu canoa para que no regreses por este río. Yo ya no sé lo que sé. Por ejemplo eso del frío o lo de las señales o el silencio, los grandes pájaros, el regreso, el cadáver del peregrino en la playa. Quiero volver a tus brazos, a juntar nuestra piel, a besarnos bajo las parras, a escondernos en lo oscuro y luego. Los caminos embarrados, lo tácito, esta angustia creciente por no verte, no tener el roce de tu voz en las mañanas de faro y caminatas, las sílabas en la niebla, música de gorriones que presiento entre los hinojos y tu ahí, presente, iluminando estas noches largas, tan vacías. Me estoy llenando de agujeros y miedo, de rabia, de nostalgia. Voy a espantar los escarabajos de la duda, voy a quemar el calendario, voy a vestirme para bajar a comprar el pan.

18.8.15

18.08.15


“Oscar Wilde dijo una vez: «El hombre es menos él mismo cuando habla por sí mismo. Dadle una máscara y os dirá la verdad.»” Creo que no dijo nada sobre qué, cuando escribes, no es necesario ponerse una máscara para decir la verdad, siempre que no lo parezca, ese sī pero no, ese puede ser, ese pero qué me estás contando, ese a otro perro con ese hueso, eso, que se nota, en este agosto de cabras sin Capri, capturando caprichos capciosos sin capitular ante la lluvia, el frío insólito y vaya mes de vacaciones tan raro.

17.8.15

17.08.15


Lo primero que recuerdo de ti es la sonrisa como guirnaldas de verbena en una plaza con palomas y marroquíes sentados en los soportales de la plaza. Nos miramos y las cimas de los montes se iluminaron con hogueras imaginarias, nosotros también nos imaginamos, nos tocamos los dedos, nos mordimos los labios para no besarnos antes de tiempo, antes del siguiente milagro, antes de que la tierra se agrietase tragándonos en una vorágine de deseo y palabras estirándose en mensajes, voy, vienes y un día amaneció. Sí, los dos temblábamos como niños azorados hasta que tu camisa cayó al suelo detrás de la puerta de la 201 y ya todo fue caricia y besos, ternura y el juramento de amarnos a pesar de todo, de tanto, de distancias y otros, de inventar lo imposible y creerlo, de seguir aquí, recordándote, triste como un preso de lejanía, como un nadador en un mar de aguas frías, como un hombre con el mal del aire. Te añoro, ya no me quedan suspiros, ya no se cómo mentirme, necesito tu voz.

15.8.15

15.08.15



Que el problema sea que llueve y no se puede ir a la playa es solo un indicio. Lo de que haga frío en agosto ya es otra cosa. Es importante saber quien es uno, dónde está, lo que tiene alrededor y dentro, la propia voluntad y lo que viene impuesto. (No puedo hablar con él por si nos escuchan). Las horas pasan dejando una leve estela de pérdida, de vacío, de pequeñez ante una naturaleza fuerte, un violento contraste. (Lo intento por las mañanas pero no logro respuesta). Quizás el lunes vuelva el sol y ya los paseos por la orilla de la playa, buscar conchas, nadar hasta la boya, mirar el horizonte antes de admirar el atardecer. (Sé que no quiere contestar los mensajes). Mierda, hasta el jueves no me devuelven el coche. (Espero volver antes que se haya ido).


14.8.15

Teresa Busto en AED

Teresa Busto es una empresaria de Bilbao que contagia entusiasmo. La moda, el diseño, las creaciones únicas, la seda, las mujeres que buscan la elegancia sin oropeles son su especialidad. El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, fue uno de sus mentores abriéndole la puerta del regalo institucional. A él le vendió su primer pañuelo, una edición única, una obra de arte. Y se lo agradece.
Empresaria innovadora donde las halla, Euskadi se le quedó pequeña. Y hoy mujeres de todo el mundo, desde Nueva York hasta los Emiratos Arabes, lucen sus creaciones con distinción, seguras siempre de que nunca encontrarán a otra mujer vistiendo su misma prenda.
El ICEX, la entidad pública que promueve la internacionalización de las empresas españolas acaba de seleccionarla para ir a la Semana de la Moda de Nueva York.
Teresa Busto es socia de AED. Esto nos ha contado en nuestra entrevista con ella.
¿Cuáles son tus inicios como empresaria de moda?
Siempre he tenido aptitudes artísticas y empresariales. Soy hija de empresario, diseñador naval, y siempre me he estado moviendo entre planos de proyectos y viajes de trabajo. Y siempre relacionada con el sector textil.
Después de dedicar muchos años a cuidar de mi familia pensé que era mi momento, y abrí un pequeño negocio de moda en Bilbao con la pretensión de vender las cosas que yo hacía. Y con mucho éxito, la verdad.
Y hace cinco años, abres un atelier en Henao y reconviertes tu negocio hacia el sector del lujoSí, me hacía falta un local que permitiera cierta discreción e intimidad para recibir a mis clientas, porque lo que hago es sobre todo ropa a medida. Y sí, desde que empecé al negocio le he dado mil vueltas. Ahora fabrico yo misma mi género y hago piezas únicas. El pañuelo de hombre y mujer, camisetas de seda natural, pañuelos que sirven de chaqueta y que en el bolso no abultan. El pañuelo es, además ideal como regalo, porque no tiene talla y siempre aciertas.
El lujo sobrio que yo hago está muy demandado, sobre todo por un tipo de mujer que quiere estar bien, pero que no se vea ostentoso. El verdadero lujo es ese, el discreto.
Teresa Busto, socia AED, empresaria Bizkaia, textil, sector del lujo, lujo, internacionalización, empresaria de Bilbao, empresaria vasca¿Cuál es el perfil de tus clientas?Mi clienta es una mujer de edad media, profesional, y con una vida social activa. Mujeres que necesitan estar bien, elegantes, pero discretas. Lo que más hago es ropa de trabajo. Por ejemplo unos pantalones que no se arrugan que son maravillosos. Y en general prendas atemporales y femeninas. Yo no hago trajes sastre, como de hombre. Hago chaquetas adaptadas al cuerpo de la mujer. Y luego hago mucha ceremonia, mucho coctel, mucha boda. Y lo que más me gusta, madrinas. Hago muchas y muy bien, seguramente porque por edad me identifico mucho con esa figura.
Pero además tienes clientes en Estados Unidos, en Dubai. ¿Cuéntanos como fue la internacionalización de tu empresa?Yo vi que tengo un producto que es fácilmente transportable, y entonces eso me llevó a la reflexión de que por qué no salir fuera. Luego vi en prensa que una misión de diseñadores iba a los Emiratos árabes y la SPRI consideró que tenía un producto adecuado para aquel mercado y me apoyó.
Ahora ya voy sóla,  me dedico al sector del lujo y soy, por ejemplo, la única proveedora, yo creo que española pero desde luego la única vasca, que vende en el hotel Burj Al Arab de Dubai, el único hotel con siete estrellas del mundo.
Y en octubre vuelvo y voy con una agenda cargadita.
Teresa Busto, socia AED, empresaria Bizkaia, textil, sector del lujo, lujo, internacionalización, empresaria de Bilbao, empresaria vasca¿No es difícil para una mujer introducirse en los negocios en un mundo tan masculino como el árabe?La mayor parte de las veces negocias con libaneses, egipcios, hindús, filipinos. Con los árabes es muy difícil. Y lo cierto es que ser mujer es una ventaja porque me permite introducirme en ambientes donde los hombres no llegan.
Llevo asistiendo tres años como comisionada de AED a las convenciones de mujeres que se hacen allí y esto me ha permitido contactar con mujeres muy influyentes y con muy buenos contactos.
Además, tengo la ventaja de que les ofrezco un producto único, un pañuelo que nadie tiene. Y eso no lo ofrece ninguna marca. Ni Loewe, ni Gucci.
¿Hay posibilidades de negocio en esa zona del mundo?Muchísimas. Están en plena expansión, preparándolo todo para la Expo Universal de 20120; se van a construir 150 hoteles de lujo y todo es faraónico. Cuesta abrir puertas, pero una vez que lo consigues son clientes bastante fieles.
¿Qué productos se demandan?Desde luego que todo lo relacionado con el lujo, todo lo que sea diferente y de calidad. Empresas de ingeniería, consultoría, arquitectura, decoración tienen muchísimas posibilidades.
Teresa Busto, socia AED, empresaria Bizkaia, textil, sector del lujo, lujo, internacionalización, empresaria de Bilbao, empresaria vasca
Y ahora mismo nos hemos enterado que has sido seleccionada por el ICEX para participar en la semana de la Moda de Nueva YorkAsí es. Me voy en setiembre. Primero a Connecticut y luego a Nueva York. Es un mercado donde ya estoy. En el Museo Guggenheim, en tiendas, hoteles. Allí presentaré mis productos de siempre y alguna cosa nueva que todavía no quiero desvelar hasta que lo presente también en Dubai, y luego en noviembre en Bilbao.
¿Cuál es tu secreto para hacer tantas cosas a la vez?Eso me pregunto yo. He aprendido de la forma de organización de los jóvenes. Trabajo en red, con los mejores de cada disciplina y siempre en función del proyecto. En total somos unas 9 personas, y eso sí el trabajo de taller lo hago yo sóla.
¿Desde cuándo estás en AED?Desde hace 5 años y estoy encantada. Considero esencial las reuniones de networking porque es importante que entre las mujeres empresarias se creen sinergias, y es que el mundo es muy competitivo y muy duro.
Yo desde luego si necesito una abogada, una diseñadora, una consultora lo primero que hago es acudir a la asociación y por supuesto que todos mis contactos en los Emiratos están a disposición de todas las socias.

13.8.15

13.08.15



En la antigüedad se pensaba que aquí (en Finisterre) terminaba la tierra.

Hoy también se piensa lo mismo.

Me lo ha dicho la cabra esta mañana.

12.8.15

12.0815


"El espíritu lleva en sí mismo su propia morada y puede en sí mismo hacer un cielo del infierno y un infierno del cielo


“John Milton, El Paraíso perdido, libro I (vv. 254-255). Las palabras pertenecen a Satán.»”




Madrugar, captar el amanecer, sentado frente a la ventana mirando el cielo, que pasa de negro a azul, las montañas de enfrente, el mar alborotado, las gaviotas, escuchar el viento que no cesa, tomar fotografías, las diferentes tonalidades hasta que irrumpe el sol y entonces ya nada, el todo, demasiada luz, tan elemental, tan lo primero, la A, el sol y yo aquí, fascinado cada mañana, pensando en esto y en aquello mientras subo al Faro. Cuarta temporada de los Soprano, un plano medio, dos capos de la mafia, Tony y su tío Junior sentados en un sofá miran al frente, Tony pregunta "¿porqué no me quieres?", su tío no responde mientras las lagrimas le brotan en silencio. Voy a Coruña y sonrío al empleado del peaje, "¿cómo va eso?", le pregunto, "bien, muchas gracias, por fin alguien que se ríe, todos pasan con cara de mal humor" responde y sí, parejas sentadas en silencio, familias discutiendo, peregrinos ensimismados y estamos en agosto, qué será en enero. Frente a la lonja del pescado, los bares en semicírculo, todo ese gentío en las terrazas que nunca ha escuchado el "Waft her, angels, through the skies" de Handel y en ese mismo lugar actuación de viernes noche, el cantante local tiene buena voz, junto con su prima, sobre el estrado, canta que cuando muera quiere que le incineren, otro alegre, enfrente no más de una docena de personas temblamos de frío. Imaginación, todos los restaurantes tienen la misma carta, el mismo menú, pocos camareros sonríen. Dos opciones, la playa de Langosteira, plácida, calmada, inmensa; el mar de Fora, salvaje, peligroso, bello. Fiesta en Sardiñeiro, una tardía Virgen del Carmen, cohetes y cohetes que caen al mar después de explotar entre nubes efímeras, barcos de pesca engalanados, con banderas, con fieles que llevan la imagen a tierra y la devuelven a una iglesia en el cerro, una orquesta animando a niños y mayores, fiesta. Una determinación, no olvidar ni por un instante el ahora pero tampoco olvidar lo esencial aunque esté a más de mil kilómetros. Así van los días

11.8.15

11.08.15


"Encaramado en la hembra poderosa
con el ayuntamiento desigual
que Gide nos cuenta en Corydon."
.
Que no sé quién dijo esto pero escribir aquí es un proceso complejo, laborioso, un rollo, puff. Lo primero es disfrutar de cada momento del día en esta tierra mágica, privilegiada, en la que es fácil sentirse muy afortunado. Después, si queda tiempo, tiene que llegar la idea, el tic, eso, algo. Hay que plasmarlo con cierta coherencia y dignidad, aunque también puede salpicarse de incoherencia y tachones pero siempre, siempre, con un mínimo Fosbury. Revisarlo, O.K o papelera. Si O.K tableta y segunda revisión, corrección y mirar por la ventana por si sale el sol de una vez y puedo ir a la playa. Si no, subir foto con el móvil, bajar con la tableta a la pared del super, vigilar que no ladren los perros del primero, buscar la línea, débil pero ahí, FB, subir el texto sobre la foto de antes, hablar con la vecina que baja a por el pan, disimular como un ladrón que birla el caudal invisible de datos y cuando ha subido el texto, morderme los puños por no poder contestar los comentarios, por no poder entrar a otros muros y ahora parece que sale el sol, por fin, me voy a nadar. Qué frío, qué viento, vaya mes de agosto y luego dicen que escribir es fácil.


10.8.15

10.08.15


Esta mañana no he subido con Gregg Allman a ver las cabras. No les he contado que alrededor del Faro pasta un rebaño de cabras. Me siento y veo sus juegos, sus riñas, entusiasmado como un salvaje inverso, como un Tony Soprano con sus patos. Luego bajo y desayuno añoranzas. El jueves fui a Coruña (una ciudad que reluce y crece, cada año la encuentro más bonita, más acogedora, más agradable, es un regalo pasear por sus calles) por el camino, en Coristanco, desayune callos con garbanzos, después un café con leche y bizcochos, nada que ver con aquel alto en el camino a Palenque, en Ocosinco. Ay, my sweet Melissa. Decía que no cuento todo, casi nada de esa fenomenología cotidiana (no nos vemos a nosotros mismos, no tal como somos), ese mirarte en el espejo y salir a cortar lirios para adornar el altar de los dioses que ciegan a L para que aun te quiera, para que la distancia no estrangule el amor y cómo explicarle que aquí escribo como un hombre primitivo, embadurnando las paredes con mis dedos mojados de nostalgia pero sabiendo que cada garabato es un grito, una afirmación, un espérame, nena, traduciendo el amarillo por miedo a la jauría de perros negros, gritando que el verde es lo contrario a la amnesia, que el blanco del silencio es pura impotencia por no salir a las calles a gritar que me dejaría cortar tres dedos por volver a aquella habitación del hotel con tambores, llorando en su pecho, amándonos mientras el sol se ocultaba en montes extranjeros y agosto es este mundo deslumbrante de Siri Hustvedt que me lleva de la mano bajo nubes de lluvia y viento y ojalá hoy pueda ir a la playa para nadar en aguas de ardentía, nadar hasta la boya y al tocarla, tocar su piel morena y que sepa que sí, que cada minuto pasea por mi cabeza. Mañana les contaré a las cabras que esta es una carta de amor. Es posible que este material esté protegido por copyright. O no.

9.8.15

09.08.15



A las mañanas, temprano, subo al Faro.

Se llega por una estrecha carretera con muchas curvas. Por suerte a esas primeras horas hay poco tráfico de coches.

No sé describir la maravilla del paisaje, la sensación de paz al mirar el mar desde ahí arriba.

Me parece un privilegio.

A petición de los vecinos y de los peregrinos este año han habilitado un sendero junto a la carretera, cómodo, protegido, ya no es peligroso subir al Faro.


(Todo dios sigue subiendo y bajando por la carretera)

8.8.15

08.08.15


Estos blogs son tan elásticos que dan cabida a todo. A mi me parece perfecto, cada uno a su bola. Pero, ay majos, cuando uno sube algo ahí queda, expuesto a interpretaciones, opiniones, aplausos, silbidos, filias, fobias o lo que es peor, a la absoluta indiferencia. Y esto es más significativo en los comentarios, ahí sale ese yo real que a veces ni siquiera el propio comentarista conoce. De mis "amigos" de aquí, algunos son mis amigos, a otros les tengo afecto, a todos, siempre, respeto. Soy de la opinión que si alguien no está en sintonía pues le borras y en paz.
A mis amigos no les pido nada, pero hay un mínimo. La sensibilidad, la inteligencia, el sentido del humor, la cooperación, la mordacidad, la ironía, la cultura, etcétera, pues eso, lo mismo de antes, cada uno a su bola pero. No es soportable, al menos para mi, volcar en muros ajenos los complejos propios, el miedo, la cortedad, el buscar líos donde no los hay, el leer con ojos torcidos, o miopes, no digo ya el posible vacile (ahí saco el cuchillo).
Que lo pongan en su blog y que no molesten.
Cada uno tiene sus opiniones, gustos, creencias, tendencias, carencias, suficiencias y todo lo que quieran, muy bien, pero tonterías las justas.
Me pongo serio, hay cosas que no soporto.

7.8.15

07.08.15


Vamos a ver, vamos a ver, que me frustra este sin sentido. El planeta Tierra, ¿si? Los seres humanos ¿si? Vamos bien. A uno le nacen, donde le toca, en Gabón o en Albacete, una lotería, no se puede escoger. A partir de ahí uno crece, vive y muere. En ese ratito que es vivir puede hacer algunas cosas, no demasiadas. Por ejemplo es interesante ser buena gente, no joder al prójimo en demasía, adaptarse al medio ambiente, estar orgulloso de lo de uno (sabiendo que no es de uno, que es de todos), interesarse por lo de otros (sabiendo que también es tuyo), crecer por dentro y por fuera, reírse (es muy bueno reírse), empatía, viajar, es muy bueno viajar (se conocen paisajes y paisanos), el sexo también es interesante ( y no solo con fines reproductores, no, el polvo de toda la vida, lo que es follar), está lo del amor, enamorarse de otro/a y disfrutarse mutuamente, querer a los otros (en general y en particular) aunque sean amarillos, verdes o descoloridos, aunque no les entiendas o te pongan de los nervios, probar alguna vez a mirar con los ojos de otro, salir del círculo, pisar la raya y que sea lo que dios quiera, entender que aunque lo tuyo es lo mejor ( es discutible pero tampoco es cosa de acabar a hostias) lo de los otros puede que también este bien o tolerable o de puta madre, ser humilde, ser tolerante, ser majo, ser sociable, ser íntegro, ser comprensivo, cada uno es como es y es bueno mirarse al espejo pero no mucho rato, lo suficiente para saber lo que das de sí, ¿sí?, pues eso, que Galicia es un país maravilloso, tanto como Andalucía o Chiapas o Connecticut o algunas regiones del sur de Francia o Islandia o etcétera y aquí estoy encantado, integrado, feliz y que el sol o la lluvia o las nubes no dependen de nadie y que los tópicos están muy bien para el que le guste pero que estoy de vacaciones y sin wi fi y no tengo el coño para ruidos, están los muros llenos de frases excelsas de Coelho, esas cosas de la autoayuda, chorradas y ahora voy a la pared del súper de abajo a subir esto. Ay, que trabajó nos manda el señor.

6.8.15

06.08.15




Resulta que aquí no tengo wi fi pero si tengo mono de internet, ando de bar en bar buscando conexión, alcohólico, voy a terminar alcohólico. En el portal de la casa encuentro una débil señal de la tienda de al lado y ahí estoy apostado como un yonqui buscando la dosis de subir mis fotos mañaneras y estas cosas bobas que se me ocurren en este agosto que se desliza como un animal escurridizo, con calores desigualmente repartidos, intentando aprovechar cada minuto en no hacer nada y saberlo, haciendo ejercicio de cuerpo y mente (he escrito alma pero lo he borrado, no me la encuentro, el alma). 

La fotografía de hoy es la puesta de sol de ayer.

He descubierto que en Galicia no solo sale el sol cada mañana sino que también se pone al terminar el día.

Qué cosas.

5.8.15

El invierno del lobo.


Sigo colgado de estas negras lecturas de agosto. Qué suerte. No había leído nada de John Connolly. Me parece un escritor sorprendente (en este género de la novela negra), inteligente, hábil, culto, con sentido del humor, con una gran capacidad para combinar lo sórdido con lo sobrenatural, con un estilo atractivo, ameno, que te tiene en vilo. Este libro,el 12 sobre el detective Charlie Parker es un brillante ejercicio de estilo, me ha gustado mucho.



“Ser indigente es un trabajo a jornada completa. Ser pobre es un trabajo a jornada completa. Eso es lo que no entienden quienes echan en cara a las personas desfavorecidas que no salgan al mundo y busquen un empleo. Ya tienen un empleo, y ese empleo es la supervivencia. Hay que ponerse temprano en la cola para recibir alimento, y más temprano aún para tener un sitio donde dormir. Uno acarrea sus pertenencias a la espalda, y cuando dejan de servirle, rebusca en la basura para sustituirlas. Uno sólo tiene cierta cantidad de energía que consumir, porque sólo dispone de cierta cantidad de alimento con que nutrir el cuerpo. La mayor parte del tiempo está cansado y dolorido, y lleva la ropa húmeda”

Pasaje de John Connolly. “El invierno del lobo.” 


“Y a veces recuerda quién fue en otro tiempo. Fue un niño que jugaba con otros niños. Tuvo unos padres. Quiso ser bombero o astronauta o ingeniero ferroviario. Tuvo un marido. Tuvo una mujer. Fue amado. Nunca habría imaginado que acabaría así.
Uno se acurruca en la oscuridad y espera a que la muerte le dé un último y venturoso beso de despedida.”

Pasaje de John Connolly. “El invierno del lobo.”

4.8.15

04.08.15



Lo dice Pete Townshend, " a medida que me hago viejo, y feliz, me entra el pánico". Los ingleses tienen un verbo para eso, to panic, y es que allí los guitarristas entran en pánico con facilidad.
Nunca he sabido tocar la guitarra pero a veces me entra el pánico.
Está lo de hacerse viejo, que tire la primera piedra el que no, etcétera.

Queda lo de ser feliz, sí, en ello andamos.
Aquí, en mi aquí de ahora no hay relojes, el mar, tan cerca, confunde su maquinaria, también el viento, el sol a veces, por eso el tiempo está tendido como un amante complaciente, tiempo para inventar caminos y cruces, para decidir si las palabras son una herramienta o un velo.
También estoy en eso.

3.8.15

03.08.15



Eran los otros y gritaban. Un libro sobre la mesa, aquel que lee y la cámara lo atrapa desde arriba, no puedo verle porque soy el que lee. La tarde se ha llenado đe caminos de caricias y mastico la dulzura de agosto. Miro las nubes rojas del atardecer y forman el rostro de alguien a quién conozco (y amo). Creo que me lo imagino, tengo delante el catálogo de ensueños y raíces y al menos hasta la página treinta no hay noticias de cristales rotos, solo fotografías de la vida como un material redondo y tembloroso. Me refugio en la siesta, sé que alguien me despertará y esa voz será un pozo donde quedarán los secretos de aquello que va y viene en lo oscuro, allí donde gritan los otros.

2.8.15

02.08.15




Salí del tedium vitae de la ciudad del perro y llegué al lugar donde vienen los peregrinos que no se conforman. Amanece y subo por la carretera hacia el Faro. Por el camino pienso en tanta gente que he conocido, aquellas profundas amistades de un tiempo herido, ignoro si están vivos y dónde. Recuerdo a las mujeres que amé, de algunas he olvidado su nombre. Nada es como era. "El pasado se ha transformado en algo incomprensible. No intento entenderlo, solamente describirlo" decía Natalie Ginsburg. Los niños de ayer son hoy hombres con águilas tatuadas en la espalda, con aros de pirata en las orejas y la vejez es el insomnio y no pensar en luego. El mundo se ha llenado de gente extraña y sigo subiendo al Faro mientras el sol a veces se muestra entre las nubes.

Traductor

Mi foto
Bilbao, Euskadi
pedromg@gmail.com

Creative Commons License Page copy protected against web site content infringement by Copyscape ecoestadistica.com site statistics
Google+

Páginas vistas en total

Lo que hay.(Desde 08.02.07)

Se quedaron

Desde 08.02.2007

 photo glup20_zps43094b99.jpg